Etiquetado en las publicaciones ‘leche materna’

Un banco de leche materna es un centro especializado que, además de concienciar a la sociedad sobre la importancia y el valor de la lactancia materna, recoge, analiza, procesa, hace controles de calidad y distribuye leche materna. Puede haber diferencias logísticas según se trate de un banco independiente o integrado en un hospital, e incluso entre bancos de un mismo tipo, pero los rasgos generales son los mismos y lo que es cierto es que no entran en contradicción con la lactancia materna, sino que contribuyen a su mayor éxito.

Todas las madres que deciden hacerse donantes de leche deben realizar una entrevista con el personal del banco de leche materna, en la cual:

  • Se le realiza un cuestionario, para conocer la existencia de enfermedades transmisibles, enfermedades agudas, hábitos tóxicos y consumo regular de medicamentos.
  • Firma el consentimiento informado de la donación de leche.
  • Se le realiza un análisis de sangre, de para descartar la existencia de alguna infección por Hepatitis B, Hepatitis C, HIV y sífilis.
Con los Recipientes de Conservación SoftFlex™, se conserva de forma conveniente la leche materna FUENTE: chupetitos.com

Con los Recipientes de Conservación SoftFlex™, se conserva de forma conveniente la leche materna
FUENTE: chupetitos.com

Si la extracción se realiza en el domicilio, en la mayoría de los casos se proporciona a las donantes:

  • Un extractor manual.
  • Envases de recogida. Como pueden ser, por ejemplo, los recipientes de conservación SoftFlex™, que conservan de forma conveniente la leche materna, ya que incluyen un sistema de conservación del que se pueden fiar, es higiénico y fácil de usar.
  • Etiquetas identificativas.
  • Un manual de instrucciones para realizar correctamente el proceso.

La leche es recogida por la donante en su propio domicilio, según las instrucciones recibidas, y almacenada en su congelador doméstico particular, en los envases proporcionados por el banco de leche materna. Por norma general, se recomienda que antes de 15 días de su obtención, la leche materna extraída sea transportada congelada al banco de leche materna, donde se mantiene congelada hasta su procesamiento. El transporte bien lo realiza la madre o alguna persona de su confianza, o bien ésta contacta telefónicamente con un servicio de recogida implementado por el banco.

La leche se descongela a 4ºC y se manipula en cámara de flujo laminar (en condiciones estériles). Se toman muestras para estudio microbiológico. Se descartan aquellas que muestren la presencia de patógenos potenciales o un exceso de flora saprófita.

Todas las madres que deciden hacerse donantes de leche deben realizar una entrevista con el personal del banco de leche materna FUENTE: pixabay.com

Todas las madres que deciden hacerse donantes de leche deben realizar una entrevista con el personal del banco de leche materna
FUENTE: pixabay.com

La composición nutricional de la leche materna no es constante en todas las madres, sino que varía en función de la edad, del tipo de dieta, de las características genéticas e, incluso, en cada madre, la composición en nutrientes de la leche no es constante, sino que varía a lo largo de cada toma, del día y de las distintas semanas de lactancia.

Debido a la elevada variabilidad nutricional, la leche válida procedente de diferentes madres se mezcla para obtener un producto más homogéneo. La leche se reparte en envases y se pasteuriza y, una vez pasteurizada, se toma una muestra para estudio microbiológico. También hay algunos bancos de leche materna que realizan una valoración nutricional.

Por último, los envases se conservan debidamente etiquetados en el congelador, con la seguridad de que la leche materna procesada en el banco de leche conserva, en gran medida, las propiedades nutritivas e inmunológicas que hacen de la leche humana un producto insustituible a la hora de hablar de la alimentación de los bebés o de los bebés prematuros.

Investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia, han estudiado el potencial de la leche materna como una posible fuente de tratamiento del cáncer en adultos. El estudio, del que se han hecho ya ensayos ‘in vitro’ e ‘in vivo’, ha descubierto que la unión de una proteína componente de la leche, la lactoalbúmina, con un ácido graso induce la muerte de las células tumorales, respetando a las células sanas.

La unión de la lactoalbúmina con un ácido graso induce la muerte de las células  del cáncer FUETE: pixabay.com

La unión de la lactoalbúmina con un ácido graso induce la muerte de las células del cáncer
FUETE: pixabay.com

Al parecer, esta proteína une sus fuerzas con un ácido graso y forma un nuevo componente llamado “Hamlet” (del inglés Human Alpha-lactalbumin Made Lethal to Tumor cells). Esta nueva “sustancia” se convierte en un arma letal para aquellas células tumorales que son las que provocan el cáncer, al mismo tiempo que deja intactas aquellas células que se presentan sanas. Eso sí, es una sustancia que se consigue modificando en laboratorio la lactoalbúmina de la leche materna. Sin esta modificación, el efecto de destrucción de las células cancerígenas no se lleva a cabo, por lo que no ingerir la leche materna tal cual, sin esa modificación, no tendría los mismos resultados sobre los enfermos de cáncer. De hecho, a los enfermos, en las pruebas llevadas a cabo, se les administraban la sustancia modificada, concentrada y mediante una jeringa cada 8 horas.

La primera zona afectada por cáncer, y en la que se ha detectado mayor sensibilidad y mejores resultados en este tratamiento, ha sido en la vejiga. Los pacientes que han querido someterse a este tratamiento han podido comprobar como, en sólo cinco días, las células malignas eran eliminadas a través de la orina, viendo como tanto el tamaño y la apariencia de los tumores mejoraba. Y sólo fue con la sustitución de sus medicamentos habituales por otra medicación compuesta por ingredientes de leche materna.

El estudio ha dado muy buenos resultados en el tratamiento del cáncer de colón y de vejiga FUENTE: pixnio.com

El estudio ha dado muy buenos resultados en el tratamiento del cáncer de colón y de vejiga
FUENTE: pixnio.com

Otra zona que se vio afectada por sus beneficios fue la del colon. En esta ocasión el estudio se realizó con ratas de laboratorio, y se ha comprobado que en poco tiempo los tumores reducían su tamaño hasta el 60%. Lo que lleva a pensar que seguir investigando en esta línea puede abrir nuevas ventanas de esperanza hacia la curación de una enfermedad tan tremenda como es el cáncer. Y es que las futuras investigaciones se basarán en estas premisas para desarrollar fármacos que disminuyan el riesgo de tumores en las personas más vulnerables o con más antecedentes. El objetivo del equipo de estos investigadores suecos es llevar a cabo un ensayo clínico a gran escala con una muestra significativa de pacientes, poniendo el foco en aquellos tipos de cáncer para los que aún no se ha definido una cura totalmente efectiva.

Lo cierto es que este tipo de estudios abren una ventana a la esperanza. Y, por eso, nos gusta compartirlos con todos vosotros porque lo que deseamos es que este descubrimiento constituya una nueva posibilidad de cura para los adultos y también para los niños afectados por esta enfermedad. Todas las investigaciones que se generen al respecto siempre serán bienvenidas.

Todos sabemos que la leche materna es el mejor alimento que le podemos a nuestro bebé desde que nace. Pero, seguro que muchas veces os habéis preguntado qué es lo que la hace especial para que sea así y cuál es la diferencia que hay respecto a las leches de fórmula para que todos los pediatras recomienden antes la leche materna. Pues bien, los nutrientes de la leche materna son la clave.

 FUENTE: es.m.wikipedia.org

La leche materna es el mejor alimento que le podemos a nuestro bebé desde que nace
FUENTE: es.m.wikipedia.org

La leche materna está compuesta de grasas, carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales y agua. Las proporciones de estos nutrientes son exactas para garantizar el pleno crecimiento y desarrollo de tu bebé, por ello es que la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros de vida. Pero, ¡atención! porque hay otros componentes que la hacen realmente especial y única. ¿Quieres saber cuáles son?

1.- El DHA (ácido docosahexaenoico) es un tipo de ácido graso que también está de forma natural en la leche materna y otros alimentos. Gracias a este ácido, durante el primer año de vida, tu bebé mejora su desarrollo cognitivo, verbal y motriz. Además, este componente resulta básico para que los bebés prematuros estén perfectamente nutridos.

2.- Los neuronutrientes. Son aquellos que, también, se conocen como nutrientes esenciales, con la diferencia de que aunque no pueden ser sintetizados por el organismo, resultan ser necesarios para su desarrollo y funcionamiento. En la leche materna son esos minerales como el yodo, hierro, codina y zinc, entre otros.

3.- Por último, se encuentra la membrana del glóbulo de grasa de la leche (MFGM, por sus siglas en inglés). Ésta, aunque se conoce desde hace mucho tiempo, ha tomado mayor relevancia porque además de ser un componente bioactivo de la leche materna es fuente de lípidos y proteínas bioactivas. A ella se le reconoce la relación que tiene en el desarrollo del sistema nervioso y el sistema inmune de tu bebé, además de que favorece el desarrollo emocional y mental, junto a otros nutrientes.

La leche materna contiene nutrientes esenciales para el desarrollo físico, emocional y cognitivo del bebé FUENTE: Wikimedia Commons

La leche materna contiene nutrientes esenciales para el desarrollo físico, emocional y cognitivo del bebé
FUENTE: Wikimedia Commons

Expertos en nutrición infantil, han explicado recientemente en algunos estudios, que explicó que la membrana del glóbulo de grasa de la leche es un componente bioactivo de la leche y se encuentra tanto en la leche humana como en la de vaca; su composición de lípidos y proteínas es similar y se ha demostrado que posee importantes beneficios en la población infantil.

Ahora que conoces algo más sobre los componentes de la leche materna ¿te animas a hacerlo o a seguir haciéndolo? Recuerda que amamantar a tu bebé no sólo le garantiza una buena nutrición, sino que contribuyes en su desarrollo emocional y mental. Así que, disfruta de ese tiempo porque, sin duda, le estás ofreciendo a tu bebé el mejor alimento y el más adecuado a sus necesidades.

Muchos bebés parece como si quisieran estar permanentemente pegados al pecho de mamá, y no siempre es por su deseo de alimentarse, sino para confortarse. La cercanía al cuerpo de mamá y sentirse abrazados brinda al bebé un contacto piel a piel, la posibilidad de sentir el olor de su madre o de sentir el calor corporal de mamá; lo que da como resultado una sensación de seguridad y tranquilidad al bebé. Pero, ¿qué pasa cuando el bebé utiliza el pecho como sustituto del chupete?

Es cierto que los bebés humanos (y, en general, todos los mamíferos) nacen con la necesidad biológica de succionar el pecho de su madre. Pero no siempre será posible que una madre pueda tener al bebé en brazos, y menos prendidos del pecho, por lo que se pueden hacer algunas cosas para ayudarlo a reconfortarlo cuando no tengan necesidad de tomar leche materna.

Ofrecer el pecho al bebé cuando no sea porque quiere alimento puede acostumbrarlo mal FENTE: pixabay.com

Ofrecer el pecho al bebé cuando no sea porque quiere alimento puede acostumbrarlo mal
FENTE: pixabay.com

El momento más difícil en el que los bebés pueden utilizar el pecho como sustituto del bebé es al final de la tarde, cuando ya tienen cansancio acumulado por toda la actividad del día y parece que lloran sin razón. En este caso, en vez de darle el pecho y que tome un poco y luego se suelten, puedes ayudarlo a liberar sus tensiones dándole un baño tibio, dándole masajes, escuchando música suave o cantándole una canción. La idea es reconfortarlo con algo que sea diferente a la succión del pecho.

Otro momento complicado se presenta durante la noche, el bebé tiene un estómago pequeño y necesitará alimentarse constantemente, lo hará durante la noche y de madrugada, aunque conforme vaya creciendo irá dejando las tomas nocturnas para dormir toda la noche. Pero, a veces, el bebé se despierta más de la cuenta y no necesariamente para alimentarse, y nuevamente necesita reconfortarse para poder conciliar el sueño nuevamente. Si se despierta hambriento y llorando, se le puede alimentar con el pecho rápidamente y con ello saciará su hambre, pero si se despierta llorando porque no puede dormir, lo mejor es calmarlo, acunándolo en tus brazos y cantándole una canción suavemente, pero manteniendo tu pecho lejos de él. Esto de acunarlo y cantarle es muy bueno,  si además le ofrecemos el chupete mientras lo tenemos en brazos y en contacto con él. De esta forma, además, se acostumbrará y entenderá que lo que no tiene es hambre, sino un desvelo que no le permite dormir.

El chupete calmante Avent de 0 a 3 meses, actúa como relajante para el bebé, ya que imita la succión en el pecho FUENTE: chupetitos.com

El chupete calmante Avent de 0 a 3 meses, actúa como relajante para el bebé, ya que imita la succión en el pecho
FUENTE: chupetitos.com

Para ello, puedes echar mano del chupete calmante Avent de 0 a 3 meses, que actúa como relajante para el bebé, ya que imita la succión en el pecho. En la web de Chupetitos, lo tienen disponible en diferentes colores y, ahora, con un 40% de descuento. Este chupete es de una sola pieza y tiene un bonito diseño de un oso, como podéis ver en la fotografía. Su escudo flexible se adapta cómodamente a la cara de los bebés de hasta 3 meses, está realizado en silicona médica y es libre de BPA.

Hay muchas situaciones en las que un bebé no puede mamar directamente de su madre, pero ella desea darle su leche. Son casos, por ejemplo, en los que el bebé nace prematuro y está ingresado, o está enfermo en el hospital y la madre no puede estar todo el día a su lado, o cuando la madre va a salir unas horas sin poder llevarse al bebé o vuelve al trabajo y va a estar fuera de casa muchas cuantas horas. Por eso, es bueno saber cómo se ha de extraer y almacenar la leche materna.

La extracción de leche materna se puede hacer manualmente o con ayuda de un extractor o sacaleches. La clave para lograr extraerse la leche es conseguir duplicar el reflejo de eyección, es decir la salida de la leche. Esto se consigue visualizando al bebé y propiciando un entorno íntimo y relajado. Por tanto, debes escoger un sitio donde el riesgo de interrupciones sea mínimo.

La extracción de leche materna se puede hacer manualmente o con ayuda de un extractor o sacaleches, pero luego la conservación es la misma FUENTE: flickr.com

La extracción de leche materna se puede hacer manualmente o con ayuda de un extractor o sacaleches, pero luego la conservación es la misma
FUENTE: flickr.com

La extracción manual de leche materna se realiza mediante la técnica de Marmet, que consiste en los siguientes pasos:

- Coloca el dedo pulgar por encima del pezón y los dedos índice y corazón por debajo, pero a unos 3-4 centímetros del pezón, más bien cerca del borde de la areola con la mano en forma de “C”. Las yemas de los dedos están a las 6 y a las 12, en línea con el pezón. Evite abarcar la mama con la mano.
– Empuja hacia atrás, hacia la pared del pecho sin separar los dedos.
– Aprieta hacia delante los tres dedos al tiempo. Este movimiento comprime las reservas de leche (senos galactóforos) sin dañar a las glándulas.
– Repite esto de forma rítmica hasta vaciar los senos.
– Rota después el pulgar y los otros dedos para drenar mejor otros senos galactóforos.
– Date, por último, un masaje suave en todo el pecho antes y durante la extracción de leche.

Ahora bien, debes evitar apretar demasiado, deslizar los dedos sobre la piel y  tirar del pezón. Si necesitas ayuda, acude a una matrona o a un profesional medico experto en lactancia, que te aclare tus dudas.

Una vez extraída la leche, ésta se debe almacenar en envases de plástico mejor que de vidrio, anotando la fecha de extracción. Si se extraen pocas cantidades, puede esperar a completar cantidades de 90, 100 ó 120 mililitros. La marca SoftFlex™ tiene unos recipientes de conservación para leche materna que son ideales. Se trata de los recipientes de Natural Touch™, que incluye un sistema de conservación higiénico y fácil de usar. Las tapas de silicona de estos recipientes permiten conservar directamente en el biberón la leche extraída y a continuación guardarla en la nevera o el congelador, para un uso posterior. Es muy simple, extrae directamente en el biberón, usando también el sacaleches de Natural Touch, cierra con la tapa especial de silicona y guárdalo en la nevera o en el congelador. Cuando estés lista para alimentar a tu bebé, simplemente calienta la leche y remplaza la tapa de silicona por una tetina de Natural Touch y estás lista para alimentar, sin tener que transferir la leche de un recipiente a un biberón.

Recipientes de conservación para leche materna de la marca SoftFlex™  FUENTE: chupetitos.com

Recipientes de conservación para leche materna de la marca SoftFlex™
FUENTE: chupetitos.com

No debes olvidar que la leche humana mantiene sus propiedades 8 horas a temperatura ambiente; 48 horas en refrigerador; un mes en congelador de * /** y de 3 a 6 meses en congelador de ***/****.

Cuando se vaya a dar la leche materna al bebé, se puede descongelar en un recipiente con agua templada. Eso sí, sin ponerla al baño María, ni meterla en el microondas porque esto puede destruir algunas vitaminas y enzimas beneficiosas. Si al descongelarla ves que la crema sube a la parte superior, mezcla la leche agitando suavemente. y si notas que tu leche tiene un olor ligeramente similar al jabón después de descongelarla, tranquila, que se debe a los cambios en las grasas de la leche. Esto no es perjudicial y puede administrarla sin problemas a tu bebé.

¿Sabíais que uno de cada dos bebés no toma leche materna en sus primeras horas de vida, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), y aumenta así el riesgo de muerte en el primer mes de vida? Yo me acabo de enterar tras leer el informe que ha hecho Unicef y la verdad es que me he quedado de piedra.

Retrasar la lactancia materna 24 horas o más, incrementa el riesgo de muerte del bebé en un 80% FUENTE: flickr.com

Retrasar la lactancia materna 24 horas o más, incrementa el riesgo de muerte del bebé en un 80%
FUENTE: flickr.com

Según el informe, 77 millones de bebés no reciben los nutrientes, anticuerpos y el contacto con la piel de la madre al nacer y éstos  son esenciales para protegerlos de las enfermedades y de la muerte. Hacer que los bebés esperen demasiado tiempo para tener el primer contacto fundamental con su madre, fuera del útero, disminuye las posibilidades del recién nacido de sobrevivir y limita la producción de leche de la madre.

La lactancia materna entre las 2 y 23 horas después del parto aumenta el riesgo de muerte en los primeros 28 días de vida en un 40%, y retrasarla 24 horas o más, incrementa su riesgo de fallecer en un 80%. A su vez, este dato toma mayor relevancia como una cuestión de vida o muerte si se tiene en cuenta que si se alimentara a todos los bebés solo con leche materna desde el momento en el que nacen hasta los seis meses de edad, se salvarían más de 800.000 vidas cada año.

Y es que cuando se dice que la leche materna es la primera vacuna del bebé, la primera y mejor protección que tiene contra la enfermedad y los trastornos, no se dice en vano. Debido a que casi la mitad de las muertes de niños menores de cinco años son de recién nacidos, la lactancia temprana puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Al amamantar al bebé apenas nace, el contacto entre ambos es fundamental, tanto para el bebé como para su mamá. Recordemos que la primera leche se denomina calostro, un concentrado de anticuerpos y nutrientes. La cantidad que saldrá es muy poca, pero será la justa y necesaria para que el pequeño se encuentre bien alimentado.

Si se alimentara a todos los bebés soóo con leche materna desde el momento en el que nacen hasta los 6 meses de edad, se salvarían más de 800.000 vidas cada año FUENTE: pixabay.com

Si se alimentara a los bebés soló con leche materna desde que nacen hasta los 6 meses de edad, se salvarían más de 800.000 vidas cada año
FUENTE: pixabay.com

Los médicos señalan que el amamantamiento debe ser a libre demanda, el bebé deberá ser alimentado el tiempo que quiera sin ninguna restricción, no se debe esperar a que llore para alimentarlo y se deberán aprender a leer las diferentes señales, por ejemplo, cuando comienza a moverse o a chuparse el dedo poniéndose inquieto. Los primeros meses puede ser que requiera hasta unas 10 tomas al día.

Por tanto, si podéis, no demoréis la lactancia materna más de dos horas. Coged una postura cómoda y relajada, disfrutad del acto de amamantar y estableced un óptimo contacto con vuestro pequeño o pequeña. Será muy beneficioso para ellos. Será una cuestión de vida o muerte. Así de claro nos lo dicen los expertos y así lo constatan aún, desgraciadamente, los datos de mortalidad infantil en el mundo, que siguen siendo alarmantes en muchos sitios del mundo.

¿Diste tú leche materna a tu bebé nada más nacer? ¡Déjanos tu comentario!