Etiquetado en las publicaciones ‘metro’

Hay noticias que resultan especialmente curiosas y tristes, ya no sólo por lo que pueden llegar a sorprenderte, sino por dejar esa sensación de sociedad decadente en la que a menudo parece que vivimos. El otro día cuando la leía no me la podía creer. Y es que resulta que en Londres pidieron a una mujer que demostrara su embarazo si quería que se le cediera el asiento en el metro.

En Londres pidieron a una mujer que demostrara su embarazo si quería ocupar un asiento en el metro FUENTE: pixabay.com

En Londres pidieron a una mujer que demostrara su embarazo si quería ocupar un asiento en el metro
FUENTE: pixabay.com

La pérdida de valores, de ética o de sentido solidario, resulta tan evidente en un mundo avanzado como el nuestro, que sólo nos puede empujar a pensar que algo estamos haciendo sencillamente mal, sobre todo, si lo que pretendemos es transmitir valores como la educación y el respeto a nuestros hijos.

Tristemente, me sentí perpleja cuando la leía. Más que considerarlo como un hecho sólo anecdótico y pasajero, me dejó ese raro gusto a evidente pena, porque siempre me han enseñado y siempre he pensado que cederle a una embarazada el asiento en un transporte público, no sólo es una cortesía, sino también una obligación moral, algo que parece que no está del todo entendido en según que lugares que, además, se las dan de países y ciudades modernas y avanzadas.

Los hechos, como digo, se remontan a hace unos días cuando Raayan Zafar, de 32 años, tomó el metro en la estación de Victoria Line en Stockwell, al sur de Londres para hacer su trayecto habitual. Para los que no lo sepáis, resulta que en Londres, las embarazadas llevan una credencial especial en la que se puede leer “Bebé a bordo”, con el fin de tener ciertas preferencias a la hora de viajar más cómodas y más seguras. Se trata de una iniciativa que intenta concienciar a la población de la necesidad de respetar a las embarazadas y cederles, especialmente, el asiento en el metro. Pero, por lo visto, esto no acaba de funcionar ni de calar en ciertas personas.

Raayan Zafar, nada más subir al vagón, apreció que un hombre se levantó para cederle su asiento, al instante, pero viendo que el hombre se levantaba, otra mujer se apresuró en ocupar el asiento que dejaba. Tras ser recriminada, y después de disculparse al no haber visto la credencial de la mujer, se levantó inmediatamente, momento que fue aprovechado por otro pasajero para entrar en la escena y exigirle a la embarazada, a Raayan Zafar, que demostrara que estaba realmente en plena gestación si quería sentarse.

Según las declaraciones realizadas por , en el periódico inglés “Mirror”, se sintió totalmente humillada y llegó a decir que había mostrado la insignia de “bebé a bordo”, pero que entonces de forma grosera e irrespetuosa el pasajero le dijo: “¿Dónde está el bebé?”. Raayan se quedó casi en estado de shock y replicó argumentando: “¿Es esa la manera de tratar a una mujer? ¿Tengo que llevar siempre encima las pruebas de maternidad?”. A lo que el pasajero dijo: “Sí”.

Hay ciudades en los qu la educación y las buenas maneras aún se pierden con las embarazadas FUENTE: flickr.com

Hay ciudades en los qu la educación y las buenas maneras aún se pierden con las embarazadas
FUENTE: flickr.com

Tal como relató la embarazada, lo cierto es que aún se encuentra en las primeras etapas de la gestación pero, ya se le notaba un poco la barriga de embarazada, por lo que si el hombre se hubiera fijado bien le hubiera cedido el asiento inmediatamente. Además, “no llevaría la credencial de bebé a bordo si realmente no estuviera embarazada”, argumentó también Raayan.

Ante hechos como éste, yo muchas veces m pregunto, sinceramente, si estamos perdiendo nuestro sello de la educación y las buenas costumbres con los demás. A mi nunca me ha pasado esto en España cuando estaba embarazada en ningún transporte público, pero cada día me doy cuenta de que casos como este se producen en una continua demostración de egoísmo y falta de respeto a pesar de estar en el siglo XXI. ¿Qué os parece? ¿Os ha pasado esto alguna vez cuando estabais embarazadas?