Etiquetado en las publicaciones ‘otitis infantil’

Llega el verano y llegan las actividades al aire libre y los chapuzones en la playa y la piscina, para aliviar el calor. El contacto con la naturaleza y, sobre todo con el agua, son una de las diversiones más queridas por los niños, pero hemos de tener cuidado porque ese contacto con el agua también puede llevar riesgos físicos en los oídos de los peques.

La otitis infantil puede convertirse en una de las molestias más importantes del verano FUENTE: flickr.com

La otitis infantil puede convertirse en una de las molestias más importantes del verano
FUENTE: flickr.com

Los oídos son los órganos más vulnerables durante esta época y la otitis infantil puede convertirse en una de las amenazas más importantes del verano. La más extendida es la otitis externa difusa, también conocida como otitis de la piscina. En la mayoría de los casos, a no ser que el niño tenga un problema auditivo anterior, se produce al sumergirse en aguas que están contaminadas, aunque sea en una pequeña cantidad. Para evitarlo, podemos seguir estas recomendaciones, basadas en lo que comentan siempre los expertos.

Precauciones en el agua

1- No descuidar la higiene: Es importante que los oídos se limpien durante esta época, ya que el contacto con el aire libre es más habitual que en otras estaciones.

2- No utilizar bastoncillos: No se deben utilizar para limpiar el conducto auditivo en los niños porque, sin querer, podemos provocarles daños o hacer que la cera y las partículas se acumulen en el interior de los oídos.

3- Vaciar el agua de los oídos. El conducto auditivo se puede llenar de agua al bucear en la piscina o en la playa, si se mantiene durante mucho tiempo el agua dentro del oído, puede provocar infecciones y llevarnos a la otitis. Así que lo mejor es hacer ligeros movimientos, ladeando la cabeza hacia un lado hasta que el agua salga.

4- No entrar bruscamente en el agua: Tirarse de cabeza, de bomba o darse un chapuzón, puede ser contraproducente para nuestro órgano auditivo y también para el de los peques. Así que lo mejor es entrar poco a poco en la piscina.

5- Tapones para prevenir. Si los pequeños van a estar expuestos al agua de forma prolongada, ponerles tapones especiales cada vez que se metan en l playa o en la piscina es una gran solución.

Precauciones fuera del agua

6- Limitar el uso de auriculares. En los últimos tiempos la mayoría de niños utilizan la última tecnología para pasar su tiempo libre. Los smartphones, las tablets o cualquier otro aparato son los reyes de la diversión y, en la mayoría de los casos, utilizan auriculares para no molestar a los demás o inmiscuirse en su propio mundo. Su uso está bien, pero siempre que controlemos el tiempo y el volumen sea el adecuado. Esto también podría ocasionar graves problemas en el oído.

Tirarse bruscamente a la piscina, puede ser contraproducente para el oído de los niños FUENTE:: youtube.com

Tirarse bruscamente a la piscina, puede ser contraproducente para el oído de los niños
FUENTE:: youtube.com

7- Evitar los ruidos intensos. Las fiestas de verano suelen ser habituales en esta época. En la playa, en la plaza del pueblo… hay verbenas, conciertos o animaciones varias. También tracas, petardos o fuegos artificiales. Procura que los niños estén alejados de estas fuentes de ruido y observen este tipo de espectáculos cerca de donde se producen o se disparan.

8- Masticar un chicles o un caramelo en el avión. Si hemos pensado hacer un viaje en avión lo mejor es ofrecer a los niños un chicle o un caramelo durante el despegue y el aterrizaje, así la presión que se produce en esos momentos es más llevadera.

No obstante, recordar que ante cualquier sospecha de otitis; ante cualquier dolor, molestia o problema que tengan nuestros niños en el oído, lo mejor es evitar los baños en la piscina, mucho más si tiene previsto bucear o practicar submarinismo. Consulta cuanto antes con un pediatra u otorrino infantil y que sean ellos los que siempre os aconsejen. Una otitis mal curada, puede tener secuelas graves con el tiempo.

La otitis es una enfermedad bastante frecuente en los pequeños, especialmente presente ahora en el verano  que se la mayoría del tiempo en la piscina, en el mar y jugando con agua. Por eso, siempre debemos prestar especial atención a la otitis en esta época y  prevenir las causas que la producen, en la medida en que sea posible.

Gracias a varias investigaciones hoy se puede decir que el origen de esta molesta infección no se deberá buscar únicamente en la piscina ni en un resfriado. La clave está en saber prevenir. Es verdad que este tipo de enfermedad puede ser muy común en la época de calor y en la época de mucho frío. De hecho, sabéis que los pediatras se cansan de diagnosticarla, ya que es uno de los problemas más comunes entre los pequeños de 3 años.

Prevenir las causas que generan la otitis es básico para reducir la enfermedad en los niños FUENTE: pixabay.com

Prevenir las causas que generan la otitis es básico para reducir la enfermedad en los niños
FUENTE: pixabay.com

Esta infección se debe a que las trompas de Eustaquio, encargadas de drenar el líquido que se genera en el oído medio, se obstruyen con mucha facilidad. Es normal que esto se genere cuando los peques están resfriados, cuando tienen exceso de moco o cuando existe un exceso de la saliva que se genera por la dentición o cuando realiza una gran cantidad de actividades acuáticas en piscinas cubiertas. Pero, hay también otras causas (más raras) por las que se puede sufrir una otitis: por un agrandamiento de adenoides, porque los pequeños tomen el biberón recostados o porque se viva rodeado de ambientes con humo de tabaco. En muchos de estos casos, la modificación de estas conductas puede ser suficiente para disminuir los episodios recurrentes de otitis media.

Entre los síntomas más frecuentes de la otitis encontramos: dolor de oído, fiebre y llanto. También puede suceder que se genere una secreción por el oído. Cuando el médico pediatra ha diagnosticado la infección suele recomendar un tratamiento basado en antibióticos, además de controlar la evolución de cada caso, según su gravedad.

Por tanto, qué medidas podemos tomar para prevenir la otitis o las causas que la producen. Pues, sencillamente, entre las medidas que se pueden llevar a cabo está, en primer lugar,  evitar los cambios bruscos de temperatura, garantizar que los niños tengan una buena alimentación para reforzar las defensas, lavarse correctamente las manos y tratar inmediatamente las infecciones respiratorias altas.

Otitis ninos

Evitar los cambios bruscos de temperatura y limpiar los mocos es básico para no infectar el oído FUENTE: pixabay.com

Es recomendable utilizar gorro o tapones para nadar, evitar la humedad en el oído, no realizar una limpieza enérgica y no abusar de los bastoncillos. Para lavar la cabeza y el oído del bebé durante el baño, en días alternos, se debe inclinar la cabeza del pequeño para permitir que el agua entre en el oído y suavice el cerumen. Eso evita la acumulación de cera y el taponamiento del oído, sin tener que aplastar o empujar la cera hacia el interior del oído. No obstante, existen dos buenos consejos para prevenir esta enfermedad cuando los peques son aún bebés:

- Lactancia materna. Tomar l pecho durante, al menos, los primeros tres meses de vida, retrasa a aparición de la otitis.

- Expulsar siempre los mocos. En cuanto el niño pueda, es imprescindible enseñarle a sonarse los mocos hacia abajo para que los expulse, en lugar de sorberlos hacia arriba. Así, estaremos evitando que los mocos pasen al oído.