Etiquetado en las publicaciones ‘psicomotricidad infantil’

La psicomotricidad es una técnica que ayuda a niños y bebés a dominar de una forma sana su movimiento corporal, mejorando su relación y comunicación con los demás. Tiene como principal ventaja que favorece la salud física y psíquica del niño. Este tipo de psicomotricidad infantil adquiere diferentes funciones dependiendo de la etapa de desarrollo del niño.

Durante el primer año de vida, el niño es cuando necesita más contacto corporal con el adulto, por lo que los juegos más aconsejables con los peques son el balanceo al ritmo de las canciones, llevarlo en brazos de un lugar a otro, interactuar con objetos, esconderlos, manipularlos, utilizar instrumentos que produzcan sonidos… etc.

La psicomotricidad infantil  FUENTE: freepik.es

La psicomotricidad infantil adquiere diferentes funciones dependiendo de la etapa de desarrollo del niño
FUENTE: freepik.es

En el segundo año de vida, el niño aprende a caminar y le fascina tanto la posibilidad de desplazarse, como la manipulación de objetos. Así pues, se implicarán en actividades como empujar carritos o coches de juguete, llenar y vaciar cestas con materiales diferentes, jugar con piezas o apilando cubitos, etc. Ya en el tercer año de vida, el niño es capaz de correr, saltar, lanzar la pelota… pues está en el momento de su desarrollo. En esta edad, son muy adecuados los juegos rítmicos que impliquen cualquier tipo de movimiento.

Entre los 3 y los 6 años de vida, presentamos a continuación una serie de actividades y juegos que favorecen la psicomotricidad infantil, fomentando el desarrollo motor a través de la capacidad del movimiento. En esta edad, ya podemos introducir juegos reglados con órdenes sencillas y seguirlos sin ningún tipo de dificultad. Estos juegos serán: unos más competitivos, otros más cooperativos, algunos basados más en la habilidad y otros en la expresividad. Así pues, algunos juegos que fomentan la psicomotricidad infantil son:

1.- Hacer un circuito: Lo mejor es hacer un circuito con diversos materiales de colores, como aros, pelotas, conos, etc. Trata de hacerle creer a los niños que se encuentran en una selva y ellos son valientes aventureros, capaces de sobrepasar todos los obstáculos que se encuentren por el camino. Coloca un banco para que los niños tengan que pasar por encima, imaginándose que es un puente colgante. Después, coloca folios azules simulando un río con piedras por el camino; río que deberán saltarlos para poder cruzarlo. Tras esto, deberán pasar por debajo de un túnel, el cual podremos simularlo con sillas colocadas en línea recta o formando una curva. Por último, al salir de éste, se encontrarán varios aros de colores que deben saltar a la pata coja y, así,  habrán llegado a su destino.

2.- Juego de la tortuga: Para realizar este juego, utiliza un globo para simular que es una tortuga que debe cruzar, con la ayuda de los niños, al otro lado del río. De este modo, deberás colocar a los niños en fila y tendrán que pasarse el globo unos a otros, utilizando cualquier parte del cuerpo excepto las manos y los brazos, evitando que la tortuga caiga al suelo y llevándola sana y salva al otro lado de la orilla.

3.- Juego de los náufragos y los tiburones: Para llevar a cabo esta actividad, coloca varios bancos para que puedan subirse todos los niños. Al ritmo de la música, los niños tendrán que dar vueltas alrededor del banco mientras ésta siga sonando. Cuando se pare la música, todos los niños deberán subirse encima de los bancos, ayudándose unos a otros, con el fin de que ninguno se quede en el agua, pues hay un tiburón rondando por la zona y puede comérselos. Poco a poco, iremos quitando bancos, de manera que el espacio quedará cada vez más reducido. Ante esta situación, los niños tendrán que ayudarse o sujetarse unos a otros para que puedan subir todos y el tiburón no se coma a nadie.

4.- Juego del paracaídas: Se trata de un paracaídas de colores (rojo, azul, amarillo y verde) utilizado con frecuencia en animación y psicomotricidad infantil, con el que se suele realizar simulación de olas. Puedes comprar el paracaídas en tiendas de juguetes o bien, puedes utilizar una tela grande que tengas por casa.

Todos los niños deben coger el paracaídas a la altura de la cintura y deberán moverlo suavemente de arriba abajo. Teniendo en cuenta que en el centro se encuentra un agujero redondo, el juego consiste en echar una pelota de poco peso encima del paracaídas, y los niños deberán evitar que ésta se cuele por dicho agujero, pues de lo contrario habrán perdido.

El juego del paracaídas es uno de los más utilizados para estimular la psicomotricidad de los niños FUENTE: pixabay.com

El juego del paracaídas es uno de los más utilizados para estimular la psicomotricidad de los niños
FUENTE: pixabay.com

Con este material se pueden hacer diversas actividades. Otro juego interesante, es numerar a los niños del 1 al 3. Cuando estén moviendo el paracaídas, debes decir: “¡Que pasen por debajo los que tienen el número 2!” Los niños deberán subir el paracaídas lo más alto que puedan, y los que tenga el número 2 deberán pasar por debajo corriendo y cambiarse de sitio.

5.- Juego de la locomotora: Para realizar este juego, debes poner en el suelo tantos aros como niños haya, menos uno, pues éste será la locomotora y no lo necesitará. El niño elegido como locomotora se desplazará entre los aros, tocando la cabeza de alguno de sus compañeros. En la primera ronda se tocará la cabeza de pocos niños, aumentando progresivamente el número de niños elegidos a medida que vaya avanzando el juego. Cuando les tocan la cabeza, se colocan tras la locomotora formando un tren. La locomotora debe tocar el silbato, y en este momento, todos los niños que formaban el tren deben correr hacia un aro vacío. El niño que se quede sin aro será la nueva locomotora.

Como ya sabréis, estimular al bebé desde que nace es muy importante. Estimular sus sentidos, su sensibilidad y su intelecto es lo mejor que podemos hacer. Pero, esa estimulación temprana es algo que comienza desde que el bebé está en la barriga y hasta los tres años. Existen una serie de juegos y actividades que se pueden realizar para estimular al bebé, pero siempre respetando la evolución de los peques y no desesperándonos si vemos que algo les cuesta más.

Estimular los sentidos, la sensibilidad y el intelecto del bebé es lo mejor que podemos hacer desde que nace FUENTE: pixabay.com

Estimular los sentidos, la sensibilidad y el intelecto del bebé es lo mejor que podemos hacer desde que nace
FUENTE: pixabay.com

A todos nos gusta ver que nuestros bebés empiezan a controlar sus movimientos, que empiezan a hablar o a dar sus primeros  pasos, pero lo cierto es que cada bebé necesita su tiempo para llegar a desarrollar toda su psicomotricidad. Con la estimulación enviamos información a su cerebro y eso les permite ir conociendo el mundo que les rodea, poco a poco. Por ello, es sumamente importante que realicemos tareas sensoriales y motrices que estimulen sus sentidos desde el nacimiento (el tacto, el olfato, el oído, la vista y el gusto), ya que de esta forma aprenderán mucho sobre ellos mismos.

Si no sabéis cómo estimular al bebé desde que nace, en Chupetitos os proponemos una serie de actividades:

1.- Hacer que prueben diferentes texturas: para esto podéis elegir distintos tipos de objetos de puericultura que no sean peligrosos para ellos como, por ejemplo, una pelota de tela de actividades, los sonajeros para tobillos o las mantitas Doudou Lapidou Taupe. Todos estos accesorios, los puedes encontrar en nuestra web y con ellos el bebé experimentará sensaciones distintas y le facilitará el desarrollo de sus habilidades sensoriales (visión y enfoque) y el fortalecimiento de sus músculos.

Los sonajeros para tobillos estimulan la visión y el enfoque del bebé y le ayudan a fortalecer sus músculos FUENTE: chupetitos.com

Los sonajeros para tobillos estimulan la visión y el enfoque del bebé y le ayudan a fortalecer sus músculos
FUENTE: chupetitos.com

2.- Darles un buen baño: uno de los momentos que más disfrutan los bebés es de su baño. En este momento, ellos mismo se estimulan bastante ya que se divierten alcanzando y atrapado los objetos de goma. Esto hace que estimulen y ejerciten sus manos.

3.- Que escuchen música: preferiblemente canciones de fácil comprensión. Esta tarea permite a nuestro bebé estimular el lenguaje y el oído.

4.- Realizar ejercicio físico con nuestra ayuda: especialmente, actividades donde tengan que realizar movimiento de brazos y piernas. una buena opción es extenderles de forma delicada sus brazos hacia abajo, arriba y hacia los lados repetidas veces; dejarlos descansar unos minutos y continuar el mismo ejercicio, pero con sus piernas. Los bebés también necesitan flexionar sus músculos.

Los doudous Lapidou de Nattou ayudan a perfeccionar el tacto y agarre de las manitas del bebé FUENTE: chupetitos.com

Los doudous Lapidou de Nattou ayudan a perfeccionar el tacto y agarre de las manitas del bebé
FUENTE: chupetitos.com

5.- Contarles cuentos antes de dormir y mostrarles distintos libros según su edad

Siempre que realicemos estas tareas de estimulación, es bueno que las hagamos en un ambiente seguro y tranquilo, porque esto hace que los logros y la consecución de metas de nuestros hijos sean mayores, al tiempo que conseguimos que se motiven más y que quiera seguir haciéndolo. En cuanto a la frecuencia, os podemos decir que lo más recomendable es realizar actividades de estimulación tres veces por semana, y siempre acompañados de nosotros los padres.

Lo más importante de estimular al bebé desde que nace es convertir a estos pequeños seres dependientes en independientes. No se trata de dejarlos solos en la vida, pero sí de que desarrollen capacidades que los hagan más independientes. De todas maneras uno debe seguir apoyándolos en su desarrollo para que sean niños con una gran seguridad y que se sienten queridos, pero que también se conviertan en niños y adultos capaces de confiar en que pueden resolver sus propios problemas.