Etiquetado en las publicaciones ‘relajación’

La relajación en los niños tiene enormes ventajas. Los niños necesitan también tener momentos de paz, de calma y de tranquilidad porque terminan agotados del tiempo de estudio, de los juegos y de la rutina propia de cada día. La relajación reduce el estrés y la ansiedad infantil. Pero además, un niño que aprende a relajarse está adquiriendo un hábito esencial para la salud que puede seguir poniendo en práctica a lo largo de la vida.

La relajación reduce el estrés y la ansiedad en los niños FUENTE: pxhere.com

La relajación reduce el estrés y la ansiedad en los niños
FUENTE: pxhere.com

La relajación fomenta el bienestar físico y también mental. De este modo, cuando la mente y el organismo están relajados se puede dormir y descansar mejor, pero también, rendir mucho más en el ámbito académico, ya que la concentración crece. Por el contrario, cuando un niño está nervioso no puede centrar su atención en casi nada, sino en aquello que le preocupa y le mantiene intranquilo.

Algunos estudios indican que la relajación es eficaz incluso para luchar contra la timidez. Y es que, en la medida en que una persona se siente bien consigo misma también se muestra más segura y con más confianza en las relaciones sociales. Por otra parte, las técnicas de relajación también ayudan a prevenir el tartamudeo y mejoran la circulación sanguínea. En la sensación de calma se fomenta la seguridad, la alegría, la ausencia de peligro, la ilusión… Por ello, además, la relajación es fundamental para prevenir posibles ataques de pánico o crisis de angustia que también pueden producirse en la infancia.

Es posible realizar técnicas de relajación a través del control de la respiración como si fuese un juego para compartir tiempo en familia. Un momento positivo para hacerlo es antes de ir a dormir, ya que así el niño descansará mucho mejor. La relajación se centra en el control de la respiración, pero además, también es esencial adoptar la postura correcta. Por ejemplo, es bueno estar tumbado. Y se puede iniciar este proceso de calma a través de una música relajante, mucho mejor. El tiempo ideal de relajación es de veinte minutos en el caso de los adultos. Sin embargo, en el caso de los niños es esencial apostar por espacios más breves porque se cansan antes que los mayores.

Una buena forma de comenzar la relajación en los niños es a través de los cuentos. A partir de una historia determinada se le puede pedir al pequeño que represente con su cuerpo a uno de los protagonistas, incentivándolo a respirar lentamente, mover los brazos y las piernas suavemente. Cuando el cuento y su representación termine se apagará la luz, y el pequeño se dispondrá a descansar y comenzar un nuevo día totalmente recuperado y feliz.

El Doudou Lapidou tiene suave tacto y un gracioso conejo con grandes orejas para que el bebé lo abrace y lo toque y se relaje FUENTE: chupetitos.com

El Doudou Lapidou tiene suave tacto y un gracioso conejo con grandes orejas para que el bebé lo abrace y lo toque y se relaje
FUENTE: chupetitos.com

Los cuentos más usados son los que tienen a animales como protagonistas o generan situaciones en las que los niños pueden imitar los comportamientos de los protagonistas. Otra alternativa es usar algún juguete o elemento que permita identificar la tensión – distensión. Por ejemplo, con una pelota se pueden hacer ejercicios apretando y soltando. O si son aún pequeños, los doudous o peluches que se abrazan y se tocan son una gran alternativa. Es el caso, por ejemplo, del Doudou Lapidou de color gris que tenemos a la venta en la web de Chupetitos, realizado en Polyester 100%  con un suave tacto y un gracioso conejo con grandes orejas para que lo abrace y lo toque el bebé y se relaje.