Etiquetado en las publicaciones ‘ser madre’

Una vez has decidido ser madre y lo has conseguido, tu vida empieza a cambiar.  Empiezas a modificar muchas cosas para poder llevar tu vida con, más o menos, equilibrio y tu tiempo deja de ser tuyo para convertirse en una alocada montaña rusa de sorpresas, urgencias inesperadas y cambios de planes sin sentido. Eso sí, a pesar de todo ello y mucho más, ser madre merece la pena.

La autora del libro es la Señorita Puri FUENTE: senoritapuri.com

La autora del libro es la Señorita Puri
FUENTE: senoritapuri.com

Esto es lo que intenta narrarnos el libro “Madre in Spain“, escrito por la conocida señorita Puri (Purificación García), con su humor tan característico. Y es que cuando eres madre te pasas el día poniendo lavadoras y planchando y, al final, se te pone el brazo hiperdesarrollado como a Popeye. Cuando te sientas a hablar con tus amigas sobre cine o televisión, si alguna te pregunta cuál es tu programa favorito, seguramente le respondas que el de prendas delicadas. Ya no sales por ahí porque te caes de sueño por las esquinas. Tu fiesta de la espuma es el baño de los niños y, si te coronasen como Miss Camiseta Mojada, solo sería por la cantidad de lavadoras que pones. Y de sexo, mejor ni hablar: cuando tienes críos, tu concepto de pasarlo bien en bolas es ir a la piscina de un Chiquipark, y echar un polvo mañanero es preparar el biberón de la niña.

Algo así es como ve la maternidad esta valiente bloguera que ha decidido escribir este libro acerca de la crianza y sus consecuencias. Un libro lleno de risas, de pasajes super divertidos con los que, lejos de adoctrinar o aconsejar, sólo quiere dar una visión simpática de la tarea maternal.

El libro no es una narración continua, sino un compendio de textos independientes y, aunque podamos leer cada capítulo por separado, la agilidad del lenguaje y de la redacción harán que lo devoremos de una sentada, siempre con una sonrisa y con no pocas carcajadas.

Al título genérico de “Madre in Spain” le acompaña un subtítulo que va a darnos una pista muy acertada de lo que vamos a encontrarnos en sus páginas: “Historias de una madre que sueña con depilarse las dos piernas el mismo día”. Y es que ¿a cuántas de nosotras no nos ha sucedido esto alguna vez?

Narrado en primera persona, y con un un desternillante sentido del humor, la Señorita Puri consigue ponernos frente a frente ante el espejo de nuestro día a día. Pequeños gestos cotidianos que han cambiado con la llegada de los niños, diversiones a las que se acaba renunciando para dedicarse al cuidado de los peques o esas tareas interminables que han convertido en auténticas heroínas de las labores del hogar y la crianza.

Pero, ¿sabes cómo reconocer a una Madre in Spain? Según su autora, se la reconoce por todas estas cosas:

La autora del libro ha escrito cada hoja con un desternillante sentido del humor FUENTE: Twitter @senoritapuri

La autora del libro ha escrito cada hoja con un desternillante sentido del humor
FUENTE: Twitter @senoritapuri

- Suele llevar una sola pierna depilada.
– Tiene rastros de vómito o babas en la camisa.
– Las ojeras le llegan a los zapatos.
– Sus zapatos también tienen restos de algo.
– La única manera de despertar su deseo sexual es con una güija.
– Su casa parece el Toys”R”Us después de un bombardeo.
– La última vez que salió de marcha pagó en pesetas.
– Cuando le hablan de cumpleaños infantiles le da un tic en el ojo e hiperventila.
– Su bolso tiene la misma capacidad que el de Mary Poppins. Incluso más.
– Su mejor vestido de noche es un pijama de franela.
– Tiene el pubis más poblado que México DF.
– Puede manejar más temas a la vez que el malabarista del Circo del Sol.
– Su mayor fantasía sexual es dormir.
– Un plan relajante es ir sola al dentista a sacarse tres muelas.
– Viste a su hijo de esquimal en pleno agosto por si refresca.

¿A que te sientes identificada? A todas las madres les ha pasado. Así que si eres madre, primeriza o no, da igual, el libro te gustará. Además, este es el tercer libro de la Señorita Puri, después de ‘Te dejo es jódete al revés’ y ‘La familia: alojamiento con tensión completa”; con lo cual el éxito ya está casi asegurado.

Lo ví el otro día y no me he podido resistir a compartirlo con todas las que sois madres. Se trata del cortometraje “Mother” que me ha hecho reflexionar mucho porque siempre he pensado que ser madre era “precioso”. Y lo es. Sin embargo, la maternidad tiene sombras. Nadie te cuenta los “momentos duros”, las hormonas, el agotamiento, los dolores, pues no queda bien quejarse de algo tan maravilloso como lo es dar vida. Así que descubrir que la maternidad tiene un ‘lado B’ que no conocías suele ser un balde de agua fría que te cae sin esperarlo.

Imagen del cortometraje de animación "Mother" (Madre) FUENTE: mamasandbabys.com

Imagen del cortometraje de animación “Mother” (Madre)
FUENTE: mamasandbabys.com

Ser mujer ha llevado siempre una carga adicional a nuestra existencia. Además de tener que desarrollarnos como seres humanos libres y autónomos, también se nos pide que sigamos perpetuando la especie humana. Sin entrar en valoraciones feministas, no podemos negar que la figura femenina ha estado sobrecargada con una infinidad de tareas que podrían haber sido mucho más equilibradas si todos los miembros de la familia pusieran un mínimo esfuerzo de su parte, mucho más cuando esa mujer tiene que enfrentarse sola a su día a día.

Este es, a grandes rasgos, el tema principal de este hermoso cortometraje de animación que nos muestra a una mujer sola que tiene que batallar todos los días, con la crianza de sus hijos, la de su perro y el cuidado de su casa, con todas las tareas que ella conlleva. Una mujer sola que, en un segundo, puede derrumbarse con un frágil castillo de naipes.

Quizás por ello, y dentro de nuestra labor como cuidadores y educadores, debemos fomentar en nuestros hijos la necesidad de que nos echen una mano. Colaborar en casa, desde bien pequeñitos, puede ser la mejor forma para que la convivencia sea mucho mejor para todos. Además, también debemos ser sinceras con nosotras mismas, y reconocer que hay días que no podemos con todo, pedir ayuda puede ser una idea perfecta para seguir batallando con la mejor de las sonrisas. Porque es cierto que hay días en que se te quema la comida, que hay una pila enorme de ropa por planchar, que se te caen las lágrimas del cansancio, y días en los que estás quemada y la maternidad se te hace una cuesta arriba insufrible.

“Mother” (Madre), ha sido creado por un grupo de estudiantes de cine de Sheridan College de Oakville, Canadá. Ya ha conseguido importantes premios, entre ellos la nominación a los Annie Awards, como mejor película estudiantil. Seguro que, tras verlo, te emocionarás y comprenderás lo importante que es la labor de las madres. Dale al play del vídeo y disfruta de este cortometraje para las madres.

No hace falta que os digamos que ser madre es una labor difícil. Entre otras cosas porque cada etapa de la vida de un niño es diferente. No es lo mismo ejercer de mamá cuando el bebé tiene meses que cuando es ya un niño. La primera etapa requiere de una dedicación exclusiva, mientras que la infancia implica un cambio drástico puesto que el bebé ya no lo es tanto y los peques van ganando en autonomía, aunque todavía sigan tomando a la mamá y al papá como un referente y los sigan necesitando mucho.

Todo esto, que sabemos de antemano, incluso ante de ser madres, hay veces que no se comprueba hasta que no lo eres de verdad. Y es que todavía lo de ser mamá y ejercer de mamá es algo que nos lleva locas. Por ejemplo ¿no os sentís, a veces, muchas de vosotras un poco culpables cuando no podéis compatibilizar el cuidado de vuestros hijos y del hogar por culpa del trabajo?. Hay veces, que el no poder dedicar el cien por cien de nuestro tiempo a los niños, nos hace sentirnos mal y aunque está claro que eso no quiere decir que no queramos lo mejor para nuestros hijos, nos crea el complejo de ser unas malas madres y es entonces cuando sentimos la necesidad de aprender a ser mejores madres.

ser madre

Una madre aprende a serlo de verdad cuando tiene un hijo
FUENTE: Freedigitalphotos.net

Pero, ¿realmente se puede aprender a ser madre antes de serlo? ¿o es algo que se aprende cuando ya lo eres y en el día a día? No sé lo que pensaréis vosotras, pero en Chupetitos somos de la opinión de que a ser madre se aprende cuando lo eres y cada día que pasa es el que te hace de verdad ser mejor madre. Una madre no debe agobiarse por aprender a serlo. Al contrario, debe relajarse y  descubrir, por ejemplo, que la clave de la calidad en la relación madre e hijo no reside en la cantidad de tiempo que se pasa con él, sino en la calidad. Es decir, en ese tiempo que es de verdad. Por ejemplo, ahora que se estamos en verano y que todos teneos vacaciones es buen momento para recuperar tiempo, para ser más madres y preparar planes para compartir en familia. Debemos renovar los lazos familiares con nuevas ilusiones y, por supuesto, con la magia que cada día nos dan nuestros niños.

Cada mujer aprende a ser madre en base a su propia historia. Es decir, a partir de su propia experiencia. Y no existen todavía las escuelas de madres porque no hay una fórmula mágica para enseñarnos la teoría. Todas las madres nos esforzamos a diario por cuidar a nuestros hijos lo mejor que podemos y aprendemos a base de nuestros errores y fracasos. Aprendemos cada vez que damos un paso con decisión. Y por mucho que antes de ser madres hayamos leído cosas sobre los hijos y la maternidad, todas hemos tenido que aprender sobre la marcha y con el ejercicio de nuestra labor, al igual que hacemos cuando nos enfrentamos a cualquier cosa nueva.  Al igual que nuestros bebés, también las mamás vamos superando etapas (casi siempre con sobresaliente), y aprendemos a perfeccionarnos en nuestra tarea de ser mamá a base de perfeccionamiento y de saber compartir.

chupete para mamas

Chupete “Mamá eres la mejor”
FUENTE: chupetitos.com

En Chupetitos lo tenemos claro, todas aprendemos al final a ser madres y lo hacemos de maravilla. Si no, ni por asomo habríamos hecho chupetes especiales para mamá con frases como “Tengo una supermami”, “Mamá ere es la mejor” o “Te quiero mami”.

Pero, ojo, no os olvidéis tampoco de cuidaros a vosotras mismas y de tener vuestro espacio propio en este proceso de aprendizaje porque el hecho de pensar también, de vez en cuando, en nosotras mismas y en qué es aquello que deseamos, es parte de nuestro yo y no podremos ejercer como madres si no nos realizamos como mujeres que tienen también otras muchas necesidades. ¿Estáis de acuerdo con nosotros?

Cuando tienes hijos, te esfuerzas continuamente para conseguir ser la mejor mamá. Haces todo lo imposible por ellos y te desvives hasta límites insospechables para ser perfecta. Pero, ¿merece la pena? ¿te hace eso feliz? Quizá tengas que aprender a valorarte un poco más si quieres ser una mamá feliz.

Ni tienes que ser una mamá superdotada ni prodigiosa. Ni exigirte al máximo, ni hacer de todo ni hacerlo bien: criar niños prodigio o niños perfectos no es necesario, tener un aspecto fabuloso a todas horas no hace falta, ganar un buen sueldo si no puedes ver a tus hijos ni 3 horas al día es contraproducente, mantener la casa súper limpia es una tontería y ser la esposa perfecta a todas horas no siempre es lo mejor en una relación.

madre contenta

Acéptate a ti misma, te hará la vida más feliz
FUENTE: 123rf

Las madres son como son, con sus virtudes y errores. Aceptarte a ti misma, tal y como eres, seguramente, te hará la vida más feliz. En Chupetitos, queremos mucho a las madres, y para nosotros todas sois perfectas. Y como queremos que lo sigáis siendo, hemos deicidio recomendaros hoy que aprendáis a valoraros un poquito cada día si queréis ser una mamá feliz.

Lo mejor para eso es viajar, de vez en cuando, a tu interior como mamá y liberarse de las presiones que ejerce sobre una misma esa continua necesidad de perfección y de lo que tienes que pagar aparte, a costa de su salud física, emocional y mental. Si eres mamá, tienes que disfrutar de tu vida, educar a tus hijos sacando lo mejor de ellos, pero también de ti misma. Tienes que empezar cada día pensando que vas a ser a ser una mamá feliz y equilibrada. Levántate cada día con muchas ganas de construir tu felicidad, porque sólo así conseguirás también la de tu familia.

mama feliz

No seas demasiado crítica contigo mismo
FUENTE: Ser Padres

Las madres, hoy en día, somos demasiado críticas con nuestro trabajo de ser mamás. Una buena forma de valorarte a tí misma pasa por pensar en las cosas que realmente sabes hacer bien. Tú mejor que nadie sabes cómo eres,  lo que te gusta y con lo que sueñas. Cuando algo te preocupe o te ponga triste, intenta superarlo, no dejes que los pensamientos negativos te invadan, piensa siempre en esas cosas positivas. Intenta cuidarte, tener un ratito para ti, no tratar de impresionar  constantemente y salir con tus amigas o con tu pajea a solas, de vez en cuando

Pero, sobre todo, ten otro aspecto muy en cuenta: las madres que no tratan de impresionar a nadie son más felices, por el contrario, aquellas que se dan aires de perfectas suelen ser más inseguras y no se sienten completas. Lo mejor es aceptarse como una es,  con humildad, y no tratar de aparentar ni de impresionar a nadie. Te sentirás más cómoda y más feliz, ya lo verás. Recuerda que eres humana y tus hijos te quieren porque eres su mamá, no porque seas perfecta. Lo mejor para ellos es que seas una mamá feliz. Y eso sólo depende ti.