Etiquetado en las publicaciones ‘tomar el biberón’

¿Eres de las que das biberón a tu bebé? ¿Tienes dudas sobre la cantidad de leche que debes poner en cada toma? ¿Te obsesionas con preparar el biberón perfecto para que tu peque se lo tome todo? Pues quizás, te venga bien leer lo que os voy a contar hoy porque cada bebé es un mundo, y aunque preparemos el mejor de los biberones no hay un criterio exacto por el que podamos regirnos para que se lo acaben íntegro.

Calcular la dosis de acuerdo al peso, es el primer paso para preparar el biberón perfecto FUENTE: chupetitos.com

Clacular las dosis de acuerdo al peso, es el primer paso para preparar el biberón perfecto
FUENTE: chupetitos.com

Calcular las medidas exactas para cada toma es relativamente fácil y fundamental. ¡Presta atención!

Quizá hayas oído a menudo consejos como que si se queda con hambre, le ofrezcas más leche. O que siempre hay que poner un poco más de cantidad de la que te dicen los pediatras. Pero, al mismo tiempo, muchas mamás y papás os angustiáis porque vuestros bebés no se acaban los biberones en cada toma, o regurgitan parte de la leche que ingieren.

Esto sucede por una sencilla razón: cada bebé es diferente y también lo son sus necesidades y patrones de alimentación. No existe una tabla universal de cantidades que valga para todos los bebés: lo que para unos es poco, para otros es demasiado. Por eso, conviene tomar como punto de partida, aunque se empeñen en deciros lo contrario, las indicaciones del pediatra y las cantidades que recomiendan en los botes de leche, para luego ajustarlas a tu bebé.

La mejor forma de calcular cuánta leche hay que poner en cada biberón y de preparar el biberón perfecto es tener en cuenta que la capacidad del estómago de un bebé es aproximadamente 30 mililitros por kilogramo de peso, según recuerda y estipula la Asociación Española de Pediatría. Por lo tanto, un bebé que pesa dos kilos puede tomar unos 60 ml en cada toma; y uno que pese por ejemplo 3 kilos hasta 90 ml. Y así, progresivamente.

A partir de esto, puedes usar como referencia las siguientes cantidades:

  • Recién nacido: 30-60 ml
  • Dos semanas: 60-90 ml
  • Un mes: 90-120 ml
  • Dos meses: 120-180 ml
  • Cuatro meses: 180-210 ml
  • Seis meses: 210-240 ml

No obstante, los datos son orientativos. Por eso, es siempre aconsejable preguntar a tu pediatra porque la cantidad puede variar según las tomas diarias que haga tu bebé.

Por otra parte, para que la leche se deshaga bien en el biberón y no haya grumos, el agua ha de estar caliente y tendrás que disolver la leche removiendo con una cucharita de tallo largo. Calienta el biberón al baño María, en el calientabibierones eléctrico o en el microondas. En caso de calentarlo en el microondas, debes tener presente que se obtiene una temperatura más elevada en la parte superior del biberón. Debes colocar la botella recta y sin tapón, para permitir la salida del calor. Una vez sacado del microondas, el biberón debe cerrarse, volcarse y mezclar moviéndolo unas diez veces, de manera que la temperatura de la leche sea homogénea en todos los puntos.

Antes de ofrecer el biberón al bebé, comprueba la temperatura vertiendo unas gotas de leche en el dorso de la mano: no debe superar los 37-38ºC. Si está demasiado caliente, puedes enfriarlo con agua. Si está demasiado frío, puedes calentarlo.

A partir de estas recomendaciones, lo más recomendable es que seas flexible: si tu bebé se acaba deprisa el biberón, se muestra inquieto, llora, etc. significa que se queda con hambre y puedes probar a aumentar la cantidad de leche en la siguiente toma. En cambio, si el bebé tarda mucho en terminar el biberón, no se lo toma entero o regurgita parte del contenido, puedes reducir la cantidad que pones en cada toma y darle más tomas al día.

Tened en cuenta, además, que si cogen aires mientras están realizando las tomas se pueden cansar antes y dejar de comer por las molestias. Así que lo mejor es que utilicéis un biberón anticólicos. Yo os recomiendo el biberón anticólico de Dr. Brown’s de boca ancha y con capacidad de 300 ml, porque es uno de los más efectivos a la hora de evitar los tan temidos cólicos del lactante.

El biberón anticólico de Dr. Brown's de boca ancha  es uno de los más efectivos contra los cólicos FUENTE: chupetitos.com

El biberón anticólico de Dr. Brown’s de boca ancha es uno de los más efectivos contra los cólicos
FUENTE: chupetitos.com

Dispone de un exclusivo sistema de ventilación completa que permite la entrada del aire en el biberón a través de una válvula colocada en la boquilla, impidiendo que el bebé trague aire o se mezcle con la leche, manteniendo todas sus vitaminas al reducir la oxidación de las mias y los cólicos del lactante. Además, previene la formación de vacío dentro del biberón y cavidad oral del bebé, lo que disminuye el riesgo de otitis media por la acumulación de fluido en las trompas de eustaquio del bebé.

Por último, recordad que lo que no tiene ningún sentido es forzar al bebé a terminarse el biberón o aumentar las cantidades aunque no se acabe el biberón, porque el bebé come siempre lo que necesita. Así que preocuparos de prepararlo lo mejor posible y si no lo se lo acaba, no os preocupéis.