Etiquetado en las publicaciones ‘vacaciones’

Las vacaciones han llegado a la recta final y el lunes que viene, nuestros peques estarán de nuevo en el colegio. Dejar atrás el verano y volver a madrugar puede ser un poco costoso al principio. Este retorno puede resultar en ocasiones algo costoso para muchos niños, pero si sigues estos consejos que te vamos a dar, seguro que les haces más fácil la vuelta al cole.

1.- Retomar horarios y rutinas desde ya mismo. Lo ideal es procurar que la vuelta a las rutinas y horarios sea paulatina y lo menos brusca posible. Cambiar el horario más laxo y relajado propio de las vacaciones por el que empezarán a vivir en unos días, es fundamental: volver a las rutinas, cenar antes, acostarse más pronto, levantarse más temprano, sin necesidad de levantarles ya a las 7 de la mañana, pero sí comenzar a regularizar el propio reloj biológico, para adaptarse a la vuelta al cole.

Lo ideal es procurar que la vuelta a las rutinas y horarios sea paulatina y lo menos brusca posible FUENTE: wikipedia.org

Lo ideal es procurar que la vuelta a las rutinas y horarios sea paulatina y lo menos brusca posible
FUENTE: wikipedia.org

2.-Hablar con los niños y hacerles sentir tranquilos y seguros. Este punto es también imprescindible porque lo normal es que les surjan emociones contradictorias. Ha sido mucho tiempo el que han estado desconectados del colegio y resolverles las posibles dudas que se planteen y tranquilizarles les reconfortará mucho para empezar con alegría y fuerza. Para ello, es necesario recordarles todas las cosas buenas que tiene la vuelta al cole como, por ejemplo, estar y jugar con sus amigos todos los días, aprender cosas nuevas, hacer deporte…

3.- Preparar el material nuevo para el curso con los niños. Ir a comprar la mochila nueva, cuadernos, lápices o incluso ropa… les genera ilusión y ganas de disfrutar del nuevo curso. Sentirse partícipes de la preparación del nuevo curso les hace protagonistas de la historia y les ayuda a no generar ansiedad con la vuelta al colegio.

4.- Hacer cosas divertidas con los niños al llegar a casa después del cole. Aprovechad que todavía estamos en verano para una vez vuelven de las aulas, jugar con ellos en el parque, hacer alguna excursión, salir a pasear, a montar en bici…

Preparar el material nuevo para el curso con los niños les hace sentirse motivados para empezar el colegio FUENTE: flickr.com

Preparar el material nuevo para el curso con los niños les hace sentirse motivados para empezar el colegio
FUENTE: flickr.com

5.- Evitar al principio del curso demasiadas tareas de casa y actividades extraescolares. Es mejor que nuestros peques se vayan adaptando poco a poco. No es bueno ni recomendable sobrecargarles al comienzo del cole con demasiadas obligaciones extra. Un mes idóneo para estas cosas sería el mes de octubre, porque han tenido septiembre para familiarizarse con las rutinas propias de la vuelta al cole.

Como podéis ver, el objetivo es conseguir que los niños se centren en los puntos positivos. Por cierto, esto también nos vale a los adultos para nuestra particular “vuelta al cole”. Y no olvidéis nunca, por favor, que para afrontar nuevas etapas, debéis tener siempre la mejor de las sonrisas. Eso es lo que deben de percibir los niños en todo momento. Si a su alrededor solo escuchan negaciones de nosotros los adultos o que no queréis acabar las vacaciones ni volver al trabajo, ellos adoptarán por imitación, esa misma actitud negativa con respecto a la escuela. Y no es bueno, hay que motivarlos para volver a la escuela, porque, al final, ellos lo están deseando ;-).

Viajar con un bebé es asumir que él se convierte en el protagonista de las vacaciones y del equipaje, mientras nosotros pasamos a un segundo plano. Desde la ropa a la alimentación o los juguetes, debemos contemplar todo lo que le puede hacer falta a nuestro hijo cuando estemos fuera de casa. Por eso, os aconsejamos un kit de lactancia y alimentación básico, para cuando viajéis con vuestros bebés.

Como punto de partida y dado que se trata de un kit de lactancia y alimentación básico para viajar con el bebé, hemos hecho un esfuerzo para distinguir lo imprescindible de lo que no lo es (al fin y al cabo hay muchas cosas que podremos comprar en el lugar de destino) y también un esfuerzo por fijarnos en la edad del bebé y en lo largo que vaya a ser el viaje. En cualquier caso, el kit que te proponemos es lo equilibrado posible e idóneo para viajar o irse de vacaciones tanto a la playa como a la montaña.

Si tu bebé es aún menor de seis meses y habéis optado por la lactancia materna, se simplifica todo bastante (aunque también puedes necesitar un sacaleches); pero si toma lactancia mixta o lactancia artificial y ya ha comenzado con la alimentación complementaria tendréis que llevar varias cosas. ¡Allá vamos!

1) Biberones: para la leche y también para el agua. Podéis valorar si necesitáis un calienta biberones o un portalíquidos  o si podréis prepararlos en algún establecimiento, en el medio de transporte en el que viajéis o en el lugar que tengáis de alojamiento. en cualquier caso, lo mejor es optar siempre por un biberón anticólicos. Los Bebe Due Medic son una buena opción porque su exclusivo sistema de anticólicos evita que el aire se mezcle con el alimento y su cánula incorpora un práctico sensor de temperatura, pasando de color morado a rosa si el líquido supera los 37 grados. El flujo continuo facilita que el líquido salga al ritmo que el bebé necesita, sin tener que hacer esfuerzos antinaturales.

Biberón Bebe Due Medic anticólicos con 160 ml de capacidad FUENTE: chupetitos.com

Biberón Bebe Due Medic anticólicos con 160 ml de capacidad
FUENTE: chupetitos.com

2) Leche en polvo, tarritos, cereales, agua y otros alimentos: al menos, la cantidad suficiente para el viaje de ida y el primer día, luego los podéis ir comprando en el lugar de destino. Si vuestro bebé ya come sólidos, podéis llevar algunas galletas o alguna pieza de fruta.

3) Termo para conservar la comida caliente. También es muy útil llevar una pequeña nevera o bolsa isotérmica para mantener los alimentos en buen estado. Los termos de comida de Skip Hop son uno de los más prácticos porque, aparte de tener  unos dibujos y un colorido llamativo para los niños, son uno de los recipiente de acero inoxidable que mejor mantienen calientes o frías las comidas infantiles durante horas. Además, incluyen una cuchara-tenedor y una capacidad de 325 mililitros.

El termo de comida búho de Ski Hop es de acero inoxidable y mantiene calientes o frías las comidas infantiles FUENTE: chupetitos.com

El termo de comida búho de Skip Hop es de acero inoxidable y mantiene calientes o frías las comidas infantiles
FUENTE: chupetitos.com

4) Baberos: al menos un par de ellos, que podrás ir lavando a mano si se ensucian mucho.

5) Platos y cubiertos de plástico, para tomar las papillas. Las cucharas de silicona son ideales para las primeras tomas (en caso de que el bebé sea aún pequeño) porque no dañan sus encías. Y si tienen mangos ergonómicos de fácil sujeción, mejor qué mejor. Si el bebé ya es más mayor puedes optar también por los set de tenedor y cuchara Zootensils de Skip Hop, que ya están realizados en acero inoxidable, y son los mejores aliados para una comida divertida, gracias a su empuñadura suave para un agarre fácil.

Set de tenedor y cuchara Zootensils modelo búho de Skip Hop, el mejor aliado para viajar y hacer comidas divertidas FUENTE: chupetitos.com

Set de tenedor y cuchara Zootensils modelo búho de Skip Hop, el mejor aliado para viajar y hacer comidas divertidas
FUENTE: chupetitos.com

De todas formas, no estará de más que llevéis algún estropajo para limpiar las piezas de la vajilla y un esterilizador de biberones portátil.

Con la llegada del verano las tensiones del día a día y el estrés se dejan de lado para dar cabida a largos días de playa, sol y diversión. Y es que las estaciones del año influyen mucho a la hora de quedarse embarazada porque una de las causas más frecuentes para el impedimento del embarazo es el estrés. En los últimos tiempos, son muchos los estados de nerviosismo, angustia y prisas que vivimos en nuestro día a día. Y eso, unido a una precaria alimentación y hábitos poco saludables, hacen que la gestación resulte especialmente difícil.

Quedarse embarazada en verano es más fácil porque disminuye el estrés FUENTE: pixabay.com

Quedarse embarazada en verano es más fácil porque disminuye el estrés
FUENTE: pixabay.com

En cambio, varios estudios científicos han demostrado que quedarse embarazada en verano es mucho más fácil que durante el resto del año, la explicación es bien sencilla: con el verano vienen las vacaciones, disminuye el estrés y estamos mucho más tranquilas.

La primera de las investigaciones que atestigua esto que estamos diciendo nos llega desde la Universidad de Liverpool, en el Reino Unido. En esta universidad se ha hecho una comparativa entre el estrés y la producción de adrenalina en el organismo femenino. Al parecer, cuando la mujer se encuentra sometida a una temporada de nerviosismo, exceso de trabajo o demasiado estrés, su cuerpo genera una dosis alta de adrenalina, una hormona que frena el proceso natural de la ovulación y, por tanto, merma la capacidad de quedarse embarazada.

La segunda de las investigaciones llega desde la Universidad Radboud de Nimega, en los Países Bajos, en ella se ha tenido en cuenta estos factores psicológicos, como son el estrés o el nerviosismo, con respecto a los tratamientos de fecundidad, comprobando que cuando las mujeres están más relajadas estos tratamientos funcionan mejor, consiguiendo con mayor facilidad el embarazo.

Especialmente para las parejas que tienen problemas para quedarse embarazadas o para aquellas que tienen que someterse a un tratamiento de reproducción asistida, la época de vacaciones es la ideal. La clave no es otra que esa tranquilidad que se respira durante esta etapa.

El verano también es buena época para someterse a un tratamiento de reproducción asistida FUENTE: pixabay.com

El verano también es buena época para someterse a un tratamiento de reproducción asistida
FUENTE: pixabay.com

Pero para que resulte especialmente efectiva, es necesario que llevemos una vida saludable, reducir al máximo el estrés, no abandonar una dieta equilibrada en la que no se abandonen las frutas y verduras, además de olvidar el consumo de tabaco y alcohol. Por supuesto, estos consejos no son sólo para la futura mamá, también el padre debe tomar buena nota.

¡Ah! Y también puede ayudar en verano incorporar antioxidantes, como por ejemplo frambuesas o arándanos, y además se pueden tomar complementos multivitamínicos, ya que estos ayudan a mejorar la calidad del semen. Los complementos multivitamínicos y los antioxidantes favorecen a aumentar la fertilidad, especialmente en los hombres, ya que estos, con la edad, presentan a menudo un alto nivel de fragmentación del ADN por culpa de los procesos de oxidación ocurridos a nivel testicular.

Además, es recomendable optimizar las relaciones sexuales y centrarlas sobre todo en el periodo más óptimo de ovulación del ciclo menstrual. Por es,  es importante que conozcas tus periodos de ovulación y días fértiles, ya que así tendrás más posibilidades de quedarte embarazada.

Con la llegada del verano y los días de vacaciones, los desplazamientos por las carreteras de nuestro país se multiplican de forma considerable. El coche es para muchos de nosotros el medio de transporte más utilizado para disfrutar del descanso en familia. Pero, para poder disfrutar realmente y prevenir, en la medida de lo posible, accidentes con los niños en el coche, es bueno siempre seguir una serie de normas y consejos.

La confianza extrema frente al volante, los excesos de velocidad, las distracciones o la falta de respeto de las normas hacen que cada año, por estas fechas, se produzcan más accidentes, haciendo que las cifras de fallecimientos aumenten de forma lamentable. Cifras que, se vuelven mucho más dolorosas si nos encontramos con niños entre ellas.

Los niños siempre deben ir en su asiento especial y bien sujetos FUENTE: pixabay.com

Los niños siempre deben ir en su asiento especial y bien sujetos
FUENTE: pixabay.com

Viajar con los niños en nuestro propio automóvil es especialmente cómodo ya que podemos adaptarnos a sus tiempos y necesidades. Paramos cuando nos lo piden, si necesitan estirar las piernas o quieren comer, si hay que cambiarle el pañal, si se aburren, o si por el camino queremos enseñarles algún lugar especial para ellos. Pero, nuestro coche no es un universo particular y aislado del resto del mundo. Es necesario seguir unas normas que son iguales para todos.

Los niños siempre deben ir en su asiento especial y bien sujetos. La Dirección General de Tráfico aconseja que vayan en el asiento trasero y en dirección contraria a la marcha. Con el fin de que no se aburran demasiado tendremos siempre a mano algún juguete y una botella de agua, para que se vayan refrescando durante el camino.

El conductor debe tener especial cuidado con las distracciones que nuestros hijos nos puede causar. Llamar nuestra atención es una de sus habilidades favoritas, así que mucho ojo con girar para hacerle un mimo u ofrecerle cualquier objeto. Mejor paramos y le atendemos debidamente.

Dice uno de los refranes más importantes de nuestra cultura que “Mejor prevenir que curar”, así que lo vamos a aplicar, también, a la hora de viajar en el coche. Tanto si vamos con niños, como si no, es necesario que sigamos ciertos consejos que nos ayuden a estar más protegidos frente a los problemas que se puedan presentar en la carretera. ¿Qué podemos hacer cuando vamos conduciendo?

  • El descanso es importante para mantenernos alertas y con los cinco sentidos puestos en el volante. Es aconsejable que pares cada dos horas, más o menos, aunque sólo sea para darte un pequeño paseo estirar las piernas o, en algún caso, dar una cabezada. Además si viajas con niños ellos mismos te lo pedirán.
El descanso y salir a estirar la piernas cuando viajas con niños, es clave para prevenir accidentes FUENTE: pixabay.com

El descanso y salir a estirar la piernas cuando viajas con niños, es clave para prevenir accidentes
FUENTE: pixabay.com

  • Las comidas no deben ser copiosas ni abundantes. Si vamos a conducir mucho es mejor tomar algo ligero para que la digestión no sea muy pesada. , por supuesto, no hay que beber nada de alcohol.
  • El interior del coche debe tener una temperatura cómoda para todos. Un exceso de calor hace que nos sintamos más pesados, lo que además puede causarnos distracciones.
  • Sobra decir que las normas de circulación han sido creadas para ser respetadas. El exceso de confianza en nuestras capacidades o las prisas, nos pueden traer graves consecuencias.
  • El cinturón de seguridad es fundamental. Según los últimos datos, llevarlo puesto evita el 55% de las heridas y contusiones producidas en la carretera. Así que los niños irán bien sujetos en sus sillas especiales para ellos que, por supuesto, estarán homologadas y cumpliendo todos los requisitos para que su seguridad sea la perfecta.

Disfrutar de las vacaciones en familia y de los desplazamientos en coche con los niños, también depende de nosotros. ¡Evitar posibles accidentes de tráfico es una responsabilidad de todos!

La época de vacaciones debe servirnos, sobre todo, para escapar de la rutina y para renovar energías con las que afrontar otro año de trabajo obligaciones. Eso no significa que estemos todo el día de brazos cruzados o perdiendo el tiempo mirando las musarañas, simplemente que al abandonar la obligación laboral podemos retomar actividades lúdicas que teníamos relegadas o afianzar los lazos familiares, especialmente con nuestros niños.

Pero, ¿cómo puedes disfrutar con tus hijos en vacaciones? Seguro que conoces o se te ocurren un montón de ideas, pero nosotros en Chupetitos os vamos a dar alguna más.

vacaciones familiares

Aprovecha las vacaciones para hacer actividades con los niños
FUENTE: commons.wikimedia.org

Aprovecha las vacaciones para ayudar a tu bebé a desarrollar sus capacidades motrices y su inteligencia. No es necesario que le propongas actividades demasiado estructuradas o complicados ejercicios mentales, será suficiente, por ejemplo, jugar con tu bebé y los sonajeros Carrillón Safari Chimes de Nûby que, además de súper divertidos, le ayudarán a captar su atención. Y, si tu hijo es más mayor, bastará con que le dediques algunas horas a estar con él al aire libre, compartiendo pequeñas tareas divertidas como, por ejemplo, recoger conchas de la playa, hojas de la montaña, visitar algún museo o asistir a cualquier espectáculo infantil de los muchos que se programan en nuestro país por estas fechas.

Por ejemplo, si vives en Madrid, todos los sábados y domingos de julio y agosto, el Parque del Retiro de Madrid se viste de fiesta con Titirilandia. La feria de títeres y marionetas, que ya va por su 21 edición.

Si resides en Valencia, el Oceanogràfic todos los domingos por la mañana prepara un fantástico cuento con el que enfrentarse a los tiburones. Si estás pasando unos días en Fuengirola (Málaga) puedes acercarte hasta el Bioparc y disfrutar  de una cena a la luz de las velas y danzas africanas venidas desde Senegal. O si vives o está de vacaciones en Gijón, el Jardín Botánico Atlántico de la ciudad ha preparado unos sábados de lo más divertido en el Bosque de los Niños con cuentacuentos, magia, teatro o títeres.

visita familiar

Aprovecha en vacaciones para visitar a la familia que está fuera
FUENTE: Freedigitalphotos.net

Recuerda que las vacaciones también resultan prolíficas en las relaciones sociales. Al tener más tiempo podemos ampliar las visitas familiares: abuelos, tíos, primos… Este contacto con la familia, menos habitual, le hará sentirse parte activa dentro del grupo familiar.

De todos modos hay que llevar especial cuidado y poner mucha atención ya que hay bebés que no aceptan demasiado bien todos los cambios que se producen durante la época estival. El cambio de residencia, de amigos o rutinas, puede crear en el niño distintos tipos de inseguridades y ansiedad. Es por esto que los padres debemos estar alertas y ofrecerles todo el apoyo y comprensión que requieren en estos casos.

Lo importante siempre es aprovechar el tiempo de vacaciones con tranquilidad, relajación y con la máxima armonía posible. Aprovechar estos días para compartir con nuestros pequeños los nuevos descubrimientos que, cada segundo, van conformando su vida. Aprender de sus gestos, de sus sorpresas ante todo lo nuevo de la vida y de esa inocencia que, desgraciadamente, van perdiendo a lo largo de los años cuando crecen.