Cuando tienes hijos, te esfuerzas continuamente para conseguir ser la mejor mamá. Haces todo lo imposible por ellos y te desvives hasta límites insospechables para ser perfecta. Pero, ¿merece la pena? ¿te hace eso feliz? Quizá tengas que aprender a valorarte un poco más si quieres ser una mamá feliz.

Ni tienes que ser una mamá superdotada ni prodigiosa. Ni exigirte al máximo, ni hacer de todo ni hacerlo bien: criar niños prodigio o niños perfectos no es necesario, tener un aspecto fabuloso a todas horas no hace falta, ganar un buen sueldo si no puedes ver a tus hijos ni 3 horas al día es contraproducente, mantener la casa súper limpia es una tontería y ser la esposa perfecta a todas horas no siempre es lo mejor en una relación.

madre contenta

Acéptate a ti misma, te hará la vida más feliz
FUENTE: 123rf

Las madres son como son, con sus virtudes y errores. Aceptarte a ti misma, tal y como eres, seguramente, te hará la vida más feliz. En Chupetitos, queremos mucho a las madres, y para nosotros todas sois perfectas. Y como queremos que lo sigáis siendo, hemos deicidio recomendaros hoy que aprendáis a valoraros un poquito cada día si queréis ser una mamá feliz.

Lo mejor para eso es viajar, de vez en cuando, a tu interior como mamá y liberarse de las presiones que ejerce sobre una misma esa continua necesidad de perfección y de lo que tienes que pagar aparte, a costa de su salud física, emocional y mental. Si eres mamá, tienes que disfrutar de tu vida, educar a tus hijos sacando lo mejor de ellos, pero también de ti misma. Tienes que empezar cada día pensando que vas a ser a ser una mamá feliz y equilibrada. Levántate cada día con muchas ganas de construir tu felicidad, porque sólo así conseguirás también la de tu familia.

mama feliz

No seas demasiado crítica contigo mismo
FUENTE: Ser Padres

Las madres, hoy en día, somos demasiado críticas con nuestro trabajo de ser mamás. Una buena forma de valorarte a tí misma pasa por pensar en las cosas que realmente sabes hacer bien. Tú mejor que nadie sabes cómo eres,  lo que te gusta y con lo que sueñas. Cuando algo te preocupe o te ponga triste, intenta superarlo, no dejes que los pensamientos negativos te invadan, piensa siempre en esas cosas positivas. Intenta cuidarte, tener un ratito para ti, no tratar de impresionar  constantemente y salir con tus amigas o con tu pajea a solas, de vez en cuando

Pero, sobre todo, ten otro aspecto muy en cuenta: las madres que no tratan de impresionar a nadie son más felices, por el contrario, aquellas que se dan aires de perfectas suelen ser más inseguras y no se sienten completas. Lo mejor es aceptarse como una es,  con humildad, y no tratar de aparentar ni de impresionar a nadie. Te sentirás más cómoda y más feliz, ya lo verás. Recuerda que eres humana y tus hijos te quieren porque eres su mamá, no porque seas perfecta. Lo mejor para ellos es que seas una mamá feliz. Y eso sólo depende ti.

Deja un comentario


7 − = seis