Hoy queremos que prestéis mucha atención a este post porque compartimos con todos vosotros una noticia que escuchábamos el otro día en la televisión y que nos dejó estupefactos. Algo tan simple y cotidiano como las bolsas de plástico que usamos para envolver los bocadillos o mantener bien conservados los alimentos, ha resultado ser uno de los objetos más preciados en los hospitales del Reino Unido, especialmente en la sala de neonatos, porque han salvado vidas a los bebés prematuros.

Al parecer esta sencilla técnica se descubrió a principios de los años 70 en estados Unidos, pero no ha sido hasta esta década  cuando se ha empezado a utilizar de forma constante y especialmente consciente. Seguro que os parecerá casi una broma, pero al parecer, según cuenta el periódico Daily Mail, su efectividad está más que comprobada ya que el plástico, lo que hace, es conservar la temperatura y humedad necesaria de la delicada piel para garantizar su supervivencia en las mejores condiciones posibles. Sus excelentes resultados se han dado, sobre todo, en las primeras horas de vida de los bebés prematuros, horas que resultan ser cruciales para su supervivencia.

bolsas de bocadillos para neonatos

Las bolsas de plástico de los bocadillos salvan vidas de bebés prematuros en el Reino Unido
FUENTE: Diario Daily Mail.co.uk

Uno de los principales riesgos de los bebés prematuros a parte de su escaso peso, por debajo de los 700 ó 600 gramos, es que en el momento de su nacimiento sus órganos no han alcanzado el grado mínimo de madurez necesario para garantizar su supervivencia debido a la falta de grasa subcutánea, lo que provoca una constante pérdida de temperatura y humedad, algo que puede tener graves consecuencias.  Es por ello que los doctores tomaron la decisión de envolverlos con el plástico de una bolsa totalmente de las que se usan para los bocadillos de la merienda o del almuerzo, comprobando que, de esta forma, mantenían la temperatura y humedad necesaria para seguir avanzando en su recuperación.

Como veis, al parecer la piel del bebe es fundamental para su desarrollo. Los médicos utilizaban costosos dispositivos para mantener la temperatura y humedad de la misma hasta que descubrieron que envolviéndolos en las bolsas de plástico que normalmente usamos para guardar los bocadillos lograban el mismo o mejor resultado. Además no hacía falta esterilizarlas, arropando en ellos a los bebés, lograban proporcionarles un lecho en el que mantenían la temperatura corporal y, al mismo tiempo, conseguían que la piel mantuviese  su grado de humedad correcto. Si a esto unimos, como ya os hemos contado en alguna otra ocasión en este blog, el uso del chupete y la constante presencia de la mamá nada más venir al mundo, la supervivencia de estos pequeños prematuros pueda estar más que garantizada.

bolas de plastico y chupetes para neonatos

La técnica puede completarse con el uso del chupete para que aprendan a succionar
FUENTE: Pixabay.com

Y es que, a menudo, los grandes logros de la humanidad empiezan con un sencillo paso en el que alguien tiene una de esas ideas geniales que se convierten en un hallazgo único. Vivimos en una sociedad acostumbrada a gastar grandes sumas de dinero por todo, o casi todo, pero nos olvidamos que en el ingenio, la imaginación y la dedicación generosa, también se encuentran grandes soluciones.

Una respuesta a “Las bolsas de los bocadillos salvan vidas de bebés prematuros”

Deja un comentario


4 × tres =