Archive for junio 2nd, 2016

El otro día veía en la televisión una noticia que, sinceramente, me conmovió enormemente. Resulta que en Nueva Zelanda hay un joven tatuador, Benjamin Lloyd, que pinta tatuajes a niños enfermos de diversos hospitales para mejorar su hospitalización y su recuperación. Al parecer Lloyd hace esto porque hace dos años perdió a su hijastro, después de estar mucho tiempo en un hospital, y al pequeño, de siete años, le encantaba que su padrastro le hiciera tatuajes (falsos) por el cuerpo. Así que Lloyd se ha puesto “manos a la obra” porque quiere que otros chicos puedan disfrutar también de esta experiencia.

Lloyd pinta tatuajes a niños enfermos de diversos hospitales para facilitar su recuperación FUENTE: Facebook Benjamin Lloyd Art Collection

Lloyd pinta tatuajes a niños enfermos de diversos hospitales para facilitar su recuperación
FUENTE: Facebook Benjamin Lloyd Art Collection

La verdad es que he visto muchas veces como la gente se tatúa en situaciones “especiales”. He visto hasta tatuajes en la barriguita de las embarazas, pero tatuajes en niños para hacerles más felices la estancia en el hospital, nunca lo había visto. Según el artista tatuador, los tatuajes “dan a los niños una distracción mientras están enfermos en hospitales”. La pintura que utiliza Lloyd es fácil de limpiar (está hecha con aerógrafos y tintas no tóxicas lavables). De hecho, basta con una ducha para que desaparezca por completo, por lo que muchos menores ya se han revelado contra la ducha para no perder los tatuajes que les ha hecho.

Esta iniciativa comenzó hace ya dos años y con una apuesta. En su perfil de Facebook lanzó un reto: subió una foto de una de sus creaciones sobre el cuerpo de un chico y dijo que si el post llegaba a los 50 ‘me gusta’ en la red social, iría al Starship Hospital de Nueva Zelanda a ‘tatuar’ a todos los niños que lo quisieran. La publicación rápidamente se volvió viral y superó los 500.000 ‘likes’, por lo que no tuvo más remedio que cumplir su promesa, dada la repercusión que tuvo. Lo bonito de toda esta historia es la sensibilidad que hay detrás del artista ¿no os parece? Benjamin Lloyd lo único que cobra es una sonrisa de cada pequeño y a cambio les da una buena terapia para que los menores se sientan mucho mejor. Y lo bueno de todo es que  este gesto no sólo es un regalo que adorna la piel de los niños, sino que además, seguramente, será un regalo que permanecerá en sus corazones para siempre porque la diversión también ayuda a la recuperación. El éxito de la iniciativa habla por sí solo. Ya veis la cara de felicidad que tienen los niños en las fotografías.

El éxito de la iniciativa de tatuar a los niños se refleja en la cara de felicidad que tienen los  pequeños FUENTE: Facebook Benjamin Lloyd Art Collection

El éxito de la iniciativa de tatuar a los niños se refleja en la cara de felicidad que tienen los pequeños
FUENTE: Facebook Benjamin Lloyd Art Collection

Estoy segura de que estos niños habrán disfrutado muchísimo del proceso con Benjamin Lloyd y por unas horas habrán sido los verdaderos protagonistas del momento y “los más duros y guapos” del lugar. Aunque quizás tengamos que decir que ya son los más duros del lugar, porque son todos unos pequeños luchadores, ¿verdad?