Cuando estamos embarazadas, todas las mujeres tenemos antojos en algún momento. Aunque no lo creamos, las estadísticas dicen que tres de cada cuatro mujeres embarazadas sienten antojos a lo largo del embarazo, especialmente relacionados con la comida. Suelen de hecho ser antojos fijos y claros, que no se satisfacen con otros alimentos que, en otras circunstancias, podrían servir como sustituto.

Cuando estamos embarazadas, todas las mujeres tenemos antojos en algún momento FUENTE: pixnio.com

Cuando estamos embarazadas, todas las mujeres tenemos antojos en algún momento
FUENTE: pixnio.com

Esos antojos forman parte del propio embarazo y son absolutamente normales. De hecho, se estima que alrededor de un 90% de las mujeres tienen algún antojo de al menos un tipo de comida durante la gestación. Y tales antojos, como os digo, son insustituibles. Uno de los antojos más conocidos es la necesidad de comer chocolate, helado o una determinada fruta. Pero, aquí, en estos casos, también cada mujer será un mundo. Unas tendrán la necesidad de satisfacer un deseo que requiere una rápida solución. Otras, en otros casos, notarán que el antojo no estará determinado por algún alimento concreto, sino que sentirán la necesidad de mezclar sabores de forma extraña o poco común.

Si preguntamos a nuestro ginecólogo o a nuestro médico de familia por qué tenemos antojos, posiblemente, no nos podrán decir c0n claridad cuáles son las razones puntuales que los generan, aunque normalmente consideran que se pueden provocar por tres motivos distintos: revolución hormonal, deficiencias nutricionales, causas psicológicas.

Se sabe que durante la época de gestación, el cuerpo de la mujer pasa por una verdadera revolución hormonal, en este caso los antojos se vincularían en relación a los cambios que se generan en el gusto y en el olfato. Por eso, se pueden tener a veces antojos por determinadas comidas y, oras veces,  un repentino rechazo de otros alimentos que, con anterioridad, se disfrutaban normalmente.

Algunos especialistas achacan también la aparición de los antojos ante la existencia de déficits nutricionales, de manera que dependiendo del déficit que exista el antojo aparecerá por un alimento u otro. Por ejemplo, es común que el déficit de vitamina B provoque que la mujer sienta ganas de comer chocolate, la necesidad de proteínas podría estar relacionada con las ganas de comer carne, la carencia de antioxidantes (como el betacaroteno) podría influir en las ganas de comer zanahorias o melocotones… Lo mismo ocurre con la necesidad de consumir ácidos grasos, y el aumento en las ganas de comer alimentos ricos en aceites naturales (como es el caso del aceite de oliva).

Los déficits nutricionales o la falta de ciertas vitaminas puede hacer que sintamos antojos por determinados alimentos FUENTE: pixnio.com

Los déficits nutricionales o la falta de ciertas vitaminas puede hacer que sintamos antojos por determinados alimentos
FUENTE: pixnio.com

Desde el punto de vista de las causas psicológicas que influyen en los antojos, algunos profesionales consideran que se trata de una mayor necesidad de afecto o una sensación de ansiedad que se da en la gestación. Por eso, los antojos se podrían relacionar a cosas poco saludables como helados, dulces, golosinas. También dicen que pueden ser una manera de llamar la atención de la pareja, los familiares y los amigos.

Un antojo bastante común también es el de tomar agua todo el tiempo, en este caso más que un antojo estaríamos frente a una necesidad básica, el organismo está enviando un mensaje claro de deshidratación. Podrá manifestarse como una sensación de hambre. Cabe destacar que el exceso de agua tampoco será positivo, lo ideal es hacerlo de manera sana y equilibrada.

Deja un comentario


× dos = 12