Las visitas para conocer a un recién nacido pueden ser fantásticas o un desastre. Pueden alegrar el día a nueva familia o amargárselo en un momento. Así que hemos hecho una lista con 5 cosas que debes saber si vas a visitar a un bebé en el hospital. Si ha nacido hace poco un bebé en tu familia te conviene leerlas y si la reciente mamá eres tú, puedes compartirlas con los tuyos para que las lean.

Y es que cuando un bebé nace todos quieren conocerlo, obvio. Pero puede que los papás no quieran, de momento. Hay quienes adoran recibir visitas y presumir a su hermoso retoño, pero también está otro porcentaje de papás y mamás que no quieren ver a nadie más que a su bebé y su pareja después del parto. Por ello, estos consejos te vendrán bien si, finalmente, haces la visita al bebé en el hospital:

Si hay mucha gente en el hospital, la presencia puede interrumpir la lactancia adecuada del bebé FUENTE: pixabay.com

Si hay mucha gente en el hospital, la presencia puede interrumpir la lactancia adecuada del bebé
FUENTE: flickr.com

1.- Los bebés necesitan mamar muy a menudo. Así que si hay mucha gente en el hospital, la presencia puede no ayudar. Es posible que no mamen cuanto necesitan porque su madre está atendiendo a las visitas o porque le da reparo o le sabe mal amamantarlo cuando hay gente delante.

2.- Madres e hijos necesitan silencio y tranquilidad para descansar. La presencia de la gente puede ser agradecida por la madre a la que vamos a visitar, pero puede ser molesta para el resto de las madres y para todos los bebés, incluso para el que vamos a visitar. Lo que desea es estar lo más tranquilo posible con su madre.

3.- Es bueno colaborar con el personal del hospital siguiendo sus indicaciones para no interferir en su trabajo. Si nos dice, por ejemplo, que el turno de visitas ha acabado o que salgamos de la habitación porque van a lavar al bebé o a ayudar a la madre con alguna cosa, debemos hacerlo de inmediato.

 4.- Es bueno siempre hacer visitas cortas: 15 minutos como mucho y siempre con pocas personas. Si se va en grupos grandes, no es adecuado esperar en los pasillos para entrar. Podemos esperar junto a los ascensores o en el hall del hospital e ir a la habitación del recién nacido de dos en dos, por ejemplo. Hay ciertas cosas obvias que no debemos hacer cuando visitamos a un recién nacido y ésta es una de ellas.

Hay gente que va al hospital a pasar la tarde y que casi siempre lo hacen para quedar bien, pero en realidad es un gesto bastante molesto, así que tengamos en cuenta el tiempo que estamos y no nos demoremos mucho. Recuerda: ¡Lo bueno, si breve, dos veces bueno!

Es bueno siempre hacer visitas cortas, de 15 minutos como mucho FUENTE: pixabay.com

Es bueno siempre hacer visitas cortas, de 15 minutos como mucho
FUENTE: pixabay.com

5.- Si no tienes mucha confianza con los recientes papás no vayas al hospital. Obviamente este consejo puede cambiar si son los propios interesados los que te dicen que quieren que vayas al hospital, pero por regla general este consejo es sumamente importante porque los recientes papás llevan nueve meses esperando a conocer a su bebé y se merecen estar tranquilos para hacerlo.

Si hay momentos en la vida donde debemos frenarnos e intentar ponernos en la piel del otro, este del nacimiento del bebé y de las vivitas al hospital es sin duda uno de ellos. Así que antes de salir corriendo a verlo, medita y piensa en estas 5 cosas que te hemos expuesto.

Deja un comentario


− cinco = 4