Este fin de semana se estrena en los cines españoles “Capitán Calzoncillos, su primer peliculón” una película infantil de animación en la que tendremos risas, aventuras y mucha diversión. Este personaje, que ha conseguido hacerse un importante hueco dentro de la literatura infantil, se traslada a la gran pantalla más allá del papel, para poder disfrutar de él a tope.

Cartel de la película "Capitán Calzoncillos, su primer peliculón" FUENTE: sensacine.com

Cartel de la película “Capitán Calzoncillos, su primer peliculón”
FUENTE: sensacine.com

Como muchos otros, Capitán Calzoncillos es un superhéroe , pero un tanto particular , pues ha conseguido ser una de las sagas literarias más aplaudidas dentro de la literatura infantil. Y como buen personaje famoso que se precie, ahora aparece en los cines para convertirse en una estrella cinematográfica de dimensiones increíbles; así que si no tenéis ningún plan mejor este fin de semana, seguro que a vuestros niños les encanta ir al cine para divertirse un buen rato.

 “Capitán Calzoncillos, su primer peliculón” nos cuenta la historia de Berto Henares y Jorge Betanzos, dos estudiantes un poco gamberros que disfrutan mucho haciendo trastadas en el colegio. Un día, el Señor Carrasquilla, el director, cansado de tantas travesuras, decide separarlos para acabar con su amistad, y con ella, con las bromas. Horrorizados ante tal idea, Jorge y Berto hipnotizan al director con su anillo mágico, y deciden convertirlo en el personaje de uno de sus cómics: el Capitán Calzoncillo, un superhéroe bondadoso y que siempre va en ropa interior, que termina por convertirse en un gran problema en su vida diaria. Todo se sale fuera de control, y los amigos no pueden detenerlo. Pero lo peor está por venir: su nuevo profesor es en realidad un villano con un malvado plan secreto.

La película de “El Capitán Calzoncillos, su primer peliculón” es una producción de DreamWorks y ha sido dirigida por David Soren. El autor de los libros es el escritor estadounidense Dav Pilkey, un apasionado de los dibujos que consiguió crear este personaje lleno de alegría y mucho humor, y con el que ha conseguido vender millones de libros por todo el mundo.

Berto Henares y Jorge Betanzos son los niños protagonistas de la película FUENTE: youtube.com

Berto Henares y Jorge Betanzos son los niños protagonistas de la película
FUENTE: youtube.com

En la cinta vais a encontrar alusiones al poder de la amistad y a la necesidad de estimular la creatividad infantil, pero con tacto porque “Capitán Calzoncillos” no se empeña en dar lecciones a los niños, y esa será una de las principales razones por las que muchos de ellos la adorarán. La habilidad de la película radica en que los peques van a partirse de la risa: viendo como los héroes que se meten en líos y se las arreglan para salir de ellos, viendo a personajes odiosos que reciben su merecido, a gente que habla con voz rara, algún que otro chiste que incluye cacas y comida asquerosa, y a algunos adultos que se caen de bruces o son humillados de algún otro modo.

Sin duda, estamos ante una comedia, una película de animación con mucho potencial e ideada desde la base de un estupendo trabajo educativo. ¿Os animáis a llevar a los niños al cine y pasar un buen rato este fin de semana?

Una de las inquietudes de toda embarazada es el aumento de peso durante el embarazo. Saber si lo está haciendo bien para que su bebé nazca sano, al mismo tiempo que la preocupación de no aumentar demasiadas tallas, se convierten en una verdadera preocupación. Aunque se supone que es normal coger kilos durante la gestación, no es conveniente comer en exceso, como tampoco lo es empezar una dieta restrictiva.

El aumento de peso es una de las cosas que más preocupa a la mujer durante el embarazo FUENTE: pixabay.com

El aumento de peso es una de las cosas que más preocupa a la mujer durante el embarazo
FUENTE: pixabay.com

Ambas situaciones pueden tener consecuencias negativas para el bebé, desde parálisis cerebral, retraso mental e incluso la muerte dentro del útero de la mamá. Aunque no podemos decir que tenemos que comer por dos, lo que sí debemos es alimentarnos de manera sana y saludable, ya que todos los nutrientes que ingerimos los necesita nuestro bebé.

El número de kilos que los especialistas consideran que se debe aumentar durante el embarazo varía de una mujer a otra, pero éstos rondarían entre los 11-16 kilos, aunque depende mucho de la constitución de cada persona. Algunas mujeres engordan bastante y sus bebés nacen sanos y fuertes  e, incluso al revés, mujeres que cogen poco peso, se han alimentado bien y nace su bebé fuerte. Lo importante es alimentarse de forma sana, ya que si hacemos dieta durante el embarazo el cuerpo libera los llamados cuerpos cetónicos (toxinas) que pueden llegar al feto, dañándolo.

El peso ideal al final del embarazo depende del peso inicial de cada mujer. Si se tiene bajo peso al quedarse encinta, se debería ganar más que alguien que tenga sobrepeso. Asimismo, el peso inicial se calcula mediante el IMC (Índice de Masa Corporal), que es la relación con la estatura.

Como pauta, lo habitual es ganar una media de 2,2 kilos en el primer trimestre. La tendencia a engordar durante el segundo trimestre es de unos 5,5 a 9 kg (alrededor del doble que en el primer trimestre) y un máximo de 5 durante el tercero. Lo normal es coger entre 9 y 15 kilos a lo largo de los nueve meses.

El peso ideal al final del embarazo dependerá del peso inicial de cada mujer FUENTE: pixabay.com

El peso ideal al final del embarazo dependerá del peso inicial de cada mujer
FUENTE: pixabay.com

Para poder controlar realmente el peso durante el embarazo hay que dejar de pensar en aquello de que si estamos embarazadas nos podemos aprovechar y comer de todo. Comer sano no es comer de todo, hay alimentos que debemos eliminar de nuestra dieta. Lo que comemos lo percibe nuestro bebé, así que si, por ejemplo, comemos en exceso “comida basura” igualmente la comerá nuestro bebé.

Existen calculadoras de peso para ir controlando durante la gestación, pero es nuestro ginecólogo el que nos indicará si nuestro peso es el ideal y si todo funciona de manera correcta. Lo ideal es pesarse cada 15 días y así podrás ir viendo los cambios y hacer modificaciones si es preciso sin que supongan un gran esfuerzo. Si te encuentras en el segundo o en el tercer trimestre y tu incremento de peso ha sido superior al recomendado, debes tomarte en serio lo que te queda de embarazo. Además, no puedes hacer dietas hipocalóricas para perder peso, pero  tienes que adecuar tu alimentación para no seguir  engordando. Por otro lado, es importante que planifiques tus menús semanalmente y no te salgas de ellos y, por supuesto, no compres lo que no puedas comer y así evitarás tentaciones. Te puedes dar algún capricho siempre y cuando no influya en el aumento de peso.

Al cumplir un año, aproximadamente, el bebé empieza una nueva etapa en su alimentación. Su dieta se asemeja cada vez más a la nuestra y el niño empieza a aprender a comer sin ayuda porque coordina mejor los movimientos de sus manos y su boca. Es pues el momento de buscar una vajilla práctica que le ayude en este proceso.

A artir del año, es bueno buscar una vajilla práctica que ayude al bebé en el proceso de aprender a comer FUENTE: flickr.com

A artir del año, es bueno buscar una vajilla práctica que ayude al bebé en el proceso de aprender a comer
FUENTE: flickr.com

Aunque le quedan por delante muchos meses de ensayo y de error, de comida que sale disparada hacia la pared más cercana, de caritas sucias y llenas de alimentos y de ropa que va directamente a la lavadora después de cada comida, el bebé lo conseguirá, si tenemos paciencia y los accesorios imprescindibles para su alimentación.

Aprender a comer solo es un proceso complicado, como aprender a dormir solito, a vestirse solito, o tantos y tantos hábitos que, a veces, parece que nos desbordan. Por eso, lo mejor es convertir en un juego el aprendizaje del niño para que sepa, poco a poco, cómo manejar los cubiertos, cómo beber agua del vaso, cómo sujetar su plato… en definitiva, cómo sentarse en la mesa de los mayores como uno más.

Elegir una vajilla para el bebé de un año que sea divertida y resistente es fundamental en todo este proceso. Al igual que lo es elegir también unos cubiertos sin bordes afilados y fáciles de manejar. Tened en cuenta que todos estos detalles harán esta experiencia mucho más fascinante para vuestros hijos.

Pensando en todo esto que os estamos contando, en Chupetitos tenemos vajillas infantiles y vajillas para bebés, desde divertidos bols con cucharas y platos con compartimentos para diversos alimentos, con el fin de que cada vajilla se adapte al bebé según su edad.

Por nuestra experiencia en venta de vajillas infantiles os diremos que lo mejor para que empiecen a explorar y jugar con la comida es elegir una vajilla de plástico, sencilla y apta para su tamaño. Por ejemplo, el Bol Sure Grip™ con tenedor y cuchara Easy Grip™, fabricado en duro polipropileno resistente y con la forma conveniente para cereales, galletas y otros alimentos del bebé. Este bol resulta perfecto para el bebé de un año y está disponible en colores verde o rojo.

El Bol Sure Grip™ + tenedor y cuchara Easy Grip™, es idóneo para cuando tu peque quiere empezar a comer solito FUENTE: chupetitos.com

El Bol Sure Grip™ + tenedor y cuchara Easy Grip™, es idóneo para cuando tu peque quiere empezar a comer solito
FUENTE: chupetitos.com

Su base antideslizante le permite adherirse a la mesa y estar donde tiene que estar, no en el suelo de la cocina o del comedor. Como veis en la fotografía incluye un tenedor y una cuchara Wacky Ware™ que han sido diseñados con un suave mango ‘soft-grip’ que tiene la forma perfecta y cómoda para las manos pequeñas.

Cuando van creciendo y dominando un poco el arte de comer, ya podréis pasar a una vajilla en la que, por ejemplo, se incluya un plato llano aparte del bol, porque conforme crezcan, la vajilla infantil ha de ir teniendo diferentes compartimentos para separar los alimentos e ir acostumbrándolos a que coman primer y segundo plato.

Por supuesto, lo que nunca debe faltar es que la vajilla esté fabricada en un material duradero y apto para los peques; y que tengan colores vivos y divertidos que les animen a comer. El modelo, por ejemplo, del Bol Sure Grip™ con tenedor y cuchara Easy Grip™, reúne todas las características que os estamos comentando.

Recuerda que para enseñar a comer a un niño son necesarias grandes dosis de paciencia. Primero tiene que familiarizarse con la comida, luego con los cubiertos y después atinar con la cuchara y el tenedor. Si empezamos con la vajilla idónea, le ayudaremos un montón y el aprendizaje será más rápido y mejor.

Los bebés y los niños, sobre todo los más pequeños, son muy sensibles a sufrir daños por estar expuestos a las altas temperaturas sin cuidado. Ahora que se acercan los meses de verano y de calor intenso es bueno que sepamos cómo combatir y prevenir un golpe de calor en los niños, con el fin de estar preparados por si acaso.

La exposición a temperaturas elevadas, sobre todo durante una intensa actividad física y en condiciones de humedad alta, puede provocar un golpe de calor, ya que al sudar, se impide la dispersión del calor, y, en consecuencia, se eleva la temperatura corporal enormemente, corriéndose el riesgo de que el sistema nervioso sufra daños graves.

Con un golpe de calor, la piel se calienta, se produce un enrojecimiento general y se seca FUENTE: pixabay.com

Con un golpe de calor, la piel se calienta, se produce un enrojecimiento general y se seca
FUENTE: pixabay.com

Como los pequeños sudan poco y dispersan poco calor se hallan más expuestos a los trastornos causados por el golpe de calor que se produce cuando el organismo genera una cantidad de calor que no es eliminable por los sistemas de refrigeración del organismo.

Los golpes de calor o de sol aparecen de repente. La piel se calienta, se produce un enrojecimiento general y se seca (no parece haber sudor). La fiebre supera los 40 grados. El niño muestra confusión, pérdida de conocimiento, convulsiones y, posteriormente, estado de shock. Esto puede ser debido a que la producción de calor corporal es excesiva, a que la temperatura ambiente es muy elevada o bien a que los mecanismos de eliminación de calor no funcionan correctamente, aunque lo más habitual es que sea por la combinación de estos 3 factores. La insolación es su forma más habitual.

Para reaccionar adecuadamente, debemos llevar al niño a un lugar seco y desnudarle, enfriarle rápidamente con una esponja empapada en agua o con compresas, poniendo énfasis en ingles y axilas. Si se ha desmayado, sumergirlo en agua fría. Si, por otro lado, está consciente, procurar darle a beber agua fresca. Los fármacos contra la fiebre no surtirán efecto, esto también es importante saberlo. Con temperaturas superiores a 40 grados se debería bañar en agua fría para intentar disminuir la temperatura hasta los 38 grados, momento en el que se detendría el frío para evitar una hipotermia y pudiéndose reiniciar el proceso si la temperatura volviera a elevarse.

Lo mejor para que esto no ocurra y los niños no sufran un golpe de calor es seguir estas recomendaciones:

  • Procurar que el niño desarrolle una actividad física moderada, sobre todo, durante las horas más cálidas del día. Si debe desarrollar un ejercicio físico intenso, hacerle tomar mucha agua (cuando el esfuerzo se prolonga más de una hora, las soluciones de glucosa y sales minerales han de preferirse al agua).
  • Ponerle ropa ligera de fibras naturales (como, por ejemplo, hilo o algodón) y cambiársela si la tiene impregnada de sudor.
  • No dejar que permanezca expuesto durante mucho tiempo a la luz directa del sol. Ponerle un sombrero o una gorra.
  • Darle de beber con frecuencia y en cantidad, aunque no aparezca sed (si aparece sed, ya estará deshidratándose).
Llevad siempre un vaso portátil y procurad que los niños estén hidratados FUENTE: chupetitos.com

Llevad siempre un vaso portátil y procurad que los niños estén hidratados
FUENTE: chupetitos.com

Además, si viajáis en coche y hace calor:

  • Utilizad cortinillas contra el sol.
  • No dejar al niño dentro de un coche parado al sol.
  • Mantener siempre las ventanillas algo abiertas o con el aire acondicionado a buena temperatura.
  • Darle de beber con frecuencia y en cantidad, aunque no aparezca sed. Para ello, lo mejor es llevar siempre un vaso portátil. Los Zoobottle de Skip Hop son muy prácticos y originales. Además, son vasos que disponen de una pajita flexible para que el niñ@ beba con facilidad y tienen una tapa elevable para que no se derrame el líquido, por lo que resultan ideales para viajar.

Si tu bebé ya toma papillas y te gusta cocinar con previsión para tener siempre lista una a cualquier hora, tienes que leer este post para saber cómo has de congelarlas perfectamente, sin que pierdan propiedades y sin riesgos para la salud de tu peque.

Una de las cosas que primero se ha de tener en cuenta es el tipo de alimento que contiene la papilla que se va a congelar. Los purés de pescado y carne nos pueden durar hasta 3 meses en el congelador. Sin embargo, los de verduras pueden llegar hasta los 6 meses, conservando todas sus propiedades. Pero, en este sentido, hay que tener en cuenta que algunas verduras no se llevan bien con el congelado y este es el caso de las zanahorias, los nabos y las patatas. Si quieres añadir a tu puré congelado alguno de estos alimentos, tendrás que hacerlo en el momento. Es mucho mejor.

El tipo de alimentos que lleve la papilla dependerá mucho para su congelación FUENTE: pixabay.com

El tipo de alimentos que lleve la papilla dependerá mucho para su congelación
FUENTE: pixabay.com

Tampoco es recomendable congelar las papillas de fruta. Mucho mejor hacérselas en el momento, especialmente si llevan algún tipo de cítrico, como la naranja, ya que estas frutas son ricas en vitamina C y la pierden totalmente durante el proceso de congelación y descongelación.

Los recipientes que vayamos a utilizar para guardar la papilla en el congelador, es el segundo aspecto que debemos tener en cuenta si queremos congelar correctamente las papillas. Estos recipientes deben ser seguros y que se puedan cerrar de forma hermética, con el fin de que no quede ningún poro o ranura. Antes de introducir el alimento los lavaremos bien y los desinfectaremos, para que no prolifere ningún germen.

Los alimentos que vayan a formar parte de la papilla deben estar debidamente hervidos y cocinados sin añadir nada de sal. Haremos el puré y lo dejaremos enfriar antes de introducirlo en el congelador. Le añadremos una cucharada de aceite y una vez esté frío lo congelaremos inmediatamente.

Utilizaremos recipientes en los que sólo nos quepa una ración, de esta forma podremos hacerlo de forma individual, sin tener que descongelarlo todo, ya que es conveniente que sea consumido de una tacada. A ese recipiente le pondremos una etiqueta con la clase de puré (pescado, carne, verdura…) y la fecha de elaboración.

Cuando hemos decidido descongelar uno de los recipientes para la comida del bebé debemos hacerlo de forma natural y poco a poco. Sin embargo, si se nos ha olvidado y la necesitamos consumir ya, mejor que introducirlo en el microondas es recurrir al baño maría.

Una vez descongelada una papilla no debemos volver a congelarla FUENTE: flickr.com

Una vez descongelada una papilla no debemos volver a congelarla
FUENTE: flickr.com

Una vez se ha descongelado, vaciaremos el recipiente en un cazo y lo dejaremos calentar unos minutos. De esta forma nos aseguramos que si existiera algún germen o bacteria se elimine al instante. Por último, recuerda que si has descongelado un recipiente en el que había demasiada papilla y nuestro niño ya no quiere más, no puedes volver a congelarlo, por mucho que te duela, deberá ir a la basura. Esto es así porque al congelar los alimentos, también estamos congelando los microorganismos que hay dentro de él. Y aunque hay ciertas bacterias que mueren en temperaturas bajas (termófilas y mesofilas) están las psicrofilas, las cuales son capaces de resistir estas temperaturas y pueden proliferarse dentro del producto.

Desde el momento en que nace un bebé, nos preocupamos por darle los cuidados que necesita, en especial en lo que se refiere a su higiene, su salud y su bienestar. Cuidamos su piel con productos especiales, le curamos el cordón umbilical, comprobamos a menudo que sus uñas están con el largo adecuado para que no se arañen, les proporcionamos masajes para que descansen y no tengan gases, pero ¿y su pelo?. El suave pelo del bebé también necesita de cuidados especiales y de una atención.

El pelo del bebé también necesita ser cuidado de forma especial FUENTE: pixabay.com

El pelo del bebé también necesita ser cuidado de forma especial
FUENTE: pixabay.com

Por eso, hoy vamos a desvelarte algunos consejos sobre cómo cuidar el pelo del bebé desde que nace hasta que se va haciendo más mayor. En primer lugar, hemos de comentaros que el pelo del recién nacido no es el mismo que tendrá unos meses más tarde. En algunos casos, los bebés recién nacidos son calvos, en otros vemos bebés con una gran mata de pelo, generalmente encontramos pequeños que están en un punto intermedio. Su pelo normalmente será suave y muy finito y cubrirá parcialmente su cabeza.

Cuando el bebé nace está cubierto por la vérnix caseosa, una sustancia sebácea que puede quedar en su piel, en su pelo. El color de su cabello estará determinado por los genes heredados de la madre y del padre pero nadie podrá garantizar que tendrá un aspectoespecífico. A medida que pasen los meses, el pelo cambiará gracias a las células que son las responsables de su color, lo mismo que sucederá con el color de sus ojos. Su pelo nuevo tendrá, seguramente, una textura y un color diferente al de sus primeras semanas.

No debes temerle a su primer corte de pelo, sabemos que existen algunos mitos vinculados al tema pero ninguno de ellos tiene fundamentos científicos. Podrás cortarle el pelo al pequeño sin que esto le genere ningún tipo de daño, un buen corte no será para nada perjudicial.

Los expertos en la materia señalan que los bebés comenzarán a desarrollar los folículos de su pelo durante el sexto mes de gestación. De hecho, es frecuente ver en las ecografías el crecimiento del cabello de los niños. Cuando nacen sus cabezas se encontrarán cubiertas de una pelusa que, a medida pasen los días, será reemplazada por el pelo definitivo, el que será más fuerte y tendrá más textura. Cada niño es diferente, algunos nacerán con mucho pelo, otros con menos y algunos serán prácticamente calvos.

Un punto clave es establecer un correcto hábito de higiene, desde muy pequeños los bebés deberán disfrutar de ese momento. Sin importar la cantidad de pelo, durante el día se acumulará transpiración, lo que hará necesario un buen baño en el que se incluirá un champú acorde a su edad que evite la irritación de los ojos. Si notamos que el bebé se incomoda o llora en el momento de lavarle la cabeza tendremos que cantarle, hablarle, distraerlo, así se acostumbrará a este importante hábito de higiene que lo acompañará para toda su vida. También podemos recurrir a prácticos accesorios que nos faciliten la tarea, como los aclaradores de pelo de Munchkin con los que no les entrará más agua en los ojos, gracias a su borde suave. Su asa ergonómica única facilita el correcto enjuague del pelo del bebé y su gran capacidad de agua proporciona un mejor aclarado. En la web de Chupetitos, los tenéis disponibles en colores rosa y azul y a un precio de tan sólo 4,75 euros.

Con los aclaradores de pelo de Munchkin no entrará más agua en los ojos de tu bebé FUENTE: chupetitos.com

Con los aclaradores de pelo de Munchkin no entrará más agua en los ojos de tu bebé
FUENTE: chupetitos.com

Cuando los bebés se hacen mayores, también se puede complementar la función del champú con un acondicionador que ayude a desenredar el cabello. Al pelo con tendencia a enredarse (sobre todo los rizos) se le debe pasar un cepillo o peine de púas anchas, con mucho cuidado, para evitar causar dolor en el pequeño y hacer que el cuidado del pelo se convierta en un momento desagradable para el pequeño.

Asimismo, hay que tener en cuenta, por último, que la salud del cabello del bebé depende de la raíz, la zona que está debajo de la piel. Y, por lo tanto, ésta no debe verse afectada por la humedad ni por otros factores como, por ejemplo, lavar el pelo con mayor o menor frecuencia. La humedad sí afecta, sin embargo, al tallo piloso, la parte del pelo que emerge de la epidermis. Esto se debe a que el agua dilata las células cuticulares, lo que hace que, al peinarlo, atarlo o apoyarlo sobre otra superficie, la fricción sea mayor cuando está mojado que cuando está seco.

Como veis, el pelo del bebé también necesita cuidados especiales, pero con estos consejos seguro que lo haréis muy bien.