Etiquetado en las publicaciones ‘apps educativas’

Hoy en día, los niños interactúan con los smartpones y las tablets con total naturalidad. Quizá como reflejo de lo que nos ven hacer a nosotros, o tal vez porque cada vez salen más aplicaciones (Apps) educativas y divertidas, lo cierto es que, siempre en su justa medida, es bueno despertar la creatividad de los niños. Y como los desarrolladores también tienen en cuenta a los más pequeños de la casa para que aprendan divirtiéndose a través de estas plataformas, hoy recopilamos para vosotros cuatro apps de dibujo para niños, con las que podrán pasar grandes ratos.

app infantil pintura

Con estas apps de dibujo, los niños podrán desarrollar su imaginación y conocimientos FUENTE: pxhere.com

Se trata de Tiny Swipers, PlayArt Van Gogh, Drawnimal y Little Big Artist; unas apps infantiles que tienen diferentes juegos para aprender a dibujar y descubrir la pintura. Una manera fantástica de estimular la imaginación de los más pequeños, con propuestas que rebasan la pantalla.

1.- La primera de ellas, Tiny Swipers, es una divertida app para niños que permite diseñar tus propios personajes y darles vida fuera de la tableta, calcándolos de la pantalla como si fuera una caja de luz e inventando sus historias. El juego comienza en la tableta, eligiendo el mundo en el que nos vamos a mover (medieval, superhéroes, monstruos, fantasía, piratas o robots). Después, podemos combinar cabezas, cuerpos y piernas para crear nuestro personaje, elegir el fondo donde va a vivir o añadirle complementos como máscaras, collares, gafas… Hay cientos de combinaciones posibles. Una vez tenemos el personaje, podemos calcarlo para colorearlo en papel, inventar su historia y crear nuestro propio álbum de seres legendarios.

Ha sido desarrollada por Tiny Cosmonauts, creadores de la aventura transmedia Tiny Trees (juego, ebook y libro en papel), cuyas propuestas destacan por sus valores no competitivos, ecológicos y afines a la crianza con apego y que ofrecen entornos de juego seguros y respetuosos.

2.- La segunda app que os recomendamos es PlayArt Van Gogh. Este juego permite elegir algunos elementos característicos de los cuadros de Vincent van Gogh y mezclarlos sobre la pantalla, pintar con el dedo con un efecto similar al de la pincelada del artista, recrear sus obras o diseñar nuestras propias combinaciones.  Podemos guardar nuestras obras en un museo y descubrir interesante información sobre el pintor (en inglés). Existe una versión extendida, de pago, con varios pintores: Monet, Cézanne, Klee, etc.

3.- La tercera app de dibujo que no os podéis perder para vuestros peques es Drawnimal. En este caso, se trata de jugar con el espacio que rodea a la pantalla de la tableta para pintar con rotuladores y lápices reales. La idea es la siguiente: cada letra del abecedario “esconde” un animal que hay que adivinar. ¿Cómo? Ponemos la tableta sobre un papel o una pizarra para pintar alrededor ciertos elementos que complementan el dibujo. Cuando lo tenemos, damos al play y el animal se descubre con una simpática animación.

Nos gusta por la naturalidad de la combinación de trazos dentro y fuera de la pantalla, la propuesta gráfica minimalista pero estética y eficaz y su sentido del humor. Y es la excusa perfecta para aprender los nombres de un montón de animales en inglés.

Con la app Little Big Artist. los niños pueden pintar como Picasso, Van Gogh o como Andy Warhol FUENTE: itunes.com

Con la app Little Big Artist. los niños pueden pintar como Picasso, Van Gogh o como Andy Warhol
FUENTE: itunes.com

4.- Y, por último, nos queda la app Little Big Artist. En ella los niños pueden pintar como Picasso, como Van Gogh, como Andy Warhol, como Pollock… Esta aplicación de Meikme, un estudio español cuyas propuestas se caracterizan por su cuidado diseño, estético e intuitivo, y por unir los intereses de los mayores con los de los niños, permite descubrir a estos cuatro pintores de una forma divertida.

Cuando el niño elige un pintor puede seleccionar diferentes elementos y combinarlos utilizando la pantalla como un lienzo. En el caso de Pablo Picasso, por ejemplo, disponemos de una variedad de caras, ojos, nariz y boca y es posible cambiar los colores de fondo. Para Andy Warhol hay que tomar una fotografía y colorearla para hacer un cuadro de arte pop, como su famoso Díptico de Marilyn. La opción menos conseguida, quizás, es la de Van Gogh. Incluye una pequeña biografía sobre cada artista y un museo virtual para guardar las creaciones.