Etiquetado en las publicaciones ‘chupete y azúcar’

Quizá hayáis oído en alguna ocasión que mojar el chupete en azúcar, miel, zumos o infusiones tranquiliza a los bebés. Pero, ¡mucho cuidado con esta costumbre! Mojar el chupete en alguna sustancia dulce no es mano de santo para tranquilizar a los bebés, ni siquiera por un ratito. La costumbre puede que esté muy extendida entre nuestras abuelas y madres, pero todos sabemos que no conviene hacerlo. Sin embargo, todavía hay quien cae en la tentación y lo hace cuando no sabe cómo calmar a un bebé irritado porque, total, ¡se ha hecho toda la vida y no ha pasado nada!

un chupete endulzado con azúcar, miel u otra sustancia dulce significa aumentar la posibilidad de futuras caries FUENTE: Flickr.com

Un chupete endulzado con azúcar, miel u otra sustancia dulce significa aumentar la posibilidad de futuras caries
FUENTE: Flickr.com

Sin embargo, sí que pasa. Esta costumbre favorece la aparición de caries y acostumbra a los bebés al azúcar y a los sabores muy dulces. Aunque los dientes de leche no se vean, durante el tiempo en que el niño ha permanecido en el seno de la madre, se han ido formando todas las estructuras o tejidos que darán lugar a los mismos. Acostumbrar al niño a un chupete endulzado con azúcar, miel u otra sustancia dulce significa aumentar la posibilidad de futuras caries. También tiene un efecto negativo sobre su sentido del gusto, que aún se está formando, pues de esta forma se hipotecan sus futuras elecciones.

Los médicos aconsejan que no hagamos esto. Los niños deben tomar los alimentos que su pediatra prescriba y en el orden en que él establezca. Dado que la mayoría de los bebés solo y exclusivamente toman leche materna durante los seis primeros meses de vida, porque con eso tienen todas sus necesidades cubiertas, es evidente que el azúcar resulta un añadido innecesario.

Por otra parte, los pediatras recomiendan que la sal y el azúcar se den lo más tarde posible y en muy poca cantidad. Llegará un momento en que habrá que incluir estas sustancias en la alimentación infantil, porque a partir del año ya podrán comer casi lo mismo que el resto de la familia, pero tampoco es bueno el exceso de sal y azúcar. De hecho, no lo es ni tan siquiera en la dieta de los adultos.

Otro factor a tener en cuenta es que el azúcar aumenta el riesgo de obesidad. El sabor dulce es el más querido por los bebés y si les ofrecemos azúcares con el chupete, estaremos dificultando la aceptación de otros sabores.

Por tanto, nada de miel, ni azúcar, ni zumos, ni infusiones mojadas en el chupete. La miel no debe darse a los bebés antes de cumplir el año. Tanto la miel de caña como la de abeja pueden contener esporas de Clostridium botulinum, un bacilo que en el organismo inmaduro del bebé pueden dar lugar a una neurotoxina causante del botulismo infantil.

Tampoco es recomendable mojar el chupete en zumo, primero porque los zumos de frutas no se recomiendan antes de los seis meses y después porque no deben sustituir a la fruta. Llenarse de líquido impide ingerir la cantidad necesaria de leche o de otros nutrientes.

El chupete siempre hay que ofrecerlo al bebé solo, sin mezclarle sustancias dulces FUENTE: chupetitos.com

El chupete siempre hay que ofrecerlo al bebé solo, sin mezclarle sustancias dulces
FUENTE: chupetitos.com

Y, por último, mucha gente cree que las infusiones, como son naturales, no tienen contraindicaciones y las moja también en el chupete. ¡Error!. Suelen contener principios farmacológicamente activos. Dado que no existen estudios sobre su seguridad, dosis y toxicidad realizados con bebés, no podemos estar seguros de su inocuidad. Muchas plantas contienen elementos que pueden dificultar la absorción del hierro y otros minerales, como la manzanilla o el té verde. El anís, el hinojo y el comino contienen un depresor neurológico que, en grandes dosis, produce, somnolencia y convulsiones y no se sabe cuál es el umbral seguro para el pequeño organismo de un bebé.

Así que… el chupete, siempre solo, sin mezclas. ;-) En Chupetitos tienes una gran variedad de chupetes: chupetes personalizados, chupetes de Navidad, chupetes con frases y muchos más modelos en diferentes tipos de tetinas para elegir. Y son tan chulos que no necesitarás acompañarlos de nada dulce para que agraden a tu bebé.