Etiquetado en las publicaciones ‘chupete’

El chupete es uno de los elementos infantiles de mayor consuelo.  Su utilización a lo largo de la historia ha sido habitual desde los inicios de la humanidad. Se cree que su uso era ya común en el Neolítico, aunque el primer registro que tenemos de él como de otros utensilios domésticos, conservado en las condiciones idóneas, fue en Egipto y data de más de 3.000 años.

Las primeras versiones del chupete se confeccionaron de trapo y datan de 1900 FUENTE: pixabay.com

Las primeras versiones del chupete se confeccionaron de trapo y datan de 1900
FUENTE: pixabay.com

Las versiones más tempranas de chupete se confeccionaban de trapo, que se rellenaba con harina, miel o semillas de amapola para mantener sedado al niño. Pero, el chupete, tal y como lo conocemos hoy en día, data del año 1900, cuando un farmacéutico de Manhattan llamado Christian W. Meinecke unió un pezón de goma a un escudo circular, inventando así el chupete actual, o algo parecido, vamos. Aunque el prototipo original se ha ido modernizando (el caucho de los primeros chupetes estaba tintando de blanco y se hacía con sulfuros, lo que dejaba un olor desagradable en la boca del bebé) el chupete actual es, esencialmente, el mismo.

Se suele decir “es más simple que el mecanismo de un chupete, pero de simple no tiene nada, ya que su uso está fundamentado en la necesidad biológica e instintiva de succionar que poseen todos los bebés. A este instinto se le conoce como SNN (Succión No Nutritiva), una succión fácilmente reconocible en los bebés recién nacidos cuando se chupan el dedo, la mano o cualquier cosa que les acerques a la boca. Este instinto de succión es, según los expertos, un reflejo normal que ayuda a la supervivencia en términos primitivos y que se inicia cuando el bebé está aún en el vientre de su madre (se ha podido observar a bebés neonatos chupándose el pulgar en algunas ecografías).

Durante años ha habido diferentes críticas y teorías relacionadas con el uso del chupete, al que se acusó de fomentar “ensanchamiento de la lengua”, “deformación de la boca” o “confusión con el pezón”. Incluso se ha discutido sobre si es mejor chupar un chupete que el dedo o si la succión prolongada digital altera el cierre bucal, altera la posición de la lengua o puede causar apiñamiento de los dientes y alterar el reflejo fisiológico de la deglución, sin entrar en el debate de que el hábito de la succión digital es muchísimo más difícil de eliminar.

En Chupetitos puedes encontrar una enorme variedad de chupetes FUENTE. chupetitos.com

En Chupetitos puedes encontrar una enorme variedad de chupetes
FUENTE. chupetitos.com

Hoy en día, se ha comprobado que el correcto uso del chupete tiene efectos positivos en los bebés; además del evidente efecto calmante, ciertos estudios científicos han demostrado que refuerza su sistema inmunitario e incluso reduce las probabilidades de muerte súbita en bebés hasta 12 meses. E, incluso, se ha innovado mucho en modelos de chupetes: chupetes personalizados, chupetes de diseño, chupetes con frases, chupetes calmantes, chupetes nocturnos que tienen luz, etc. Una enorme variedad y modelos, como los que puedes encontrar en la web de Chupetitos.

Ahora bien, sí que es cierto que es recomendable controlar el uso del chupete. La edad recomendada por los especialistas para ir retirando el chupete está entre los 12 y los 24 meses, por supuesto, conviene hacerlo preparando al bebé poco a poco para este gran cambio en su vida.

¿Aún te parece simple el chupete? ¿Qué te ha parecido lo que te hemos contado acerca de la historia, patente y uso del chupete?

El chupete es el accesorio perfecto para calmar a los bebés, para facilitarles el sueño, aliviar los molestos cólicos y hasta disminuir los riesgos de muerte súbita. Sin embargo, hay personas que piensan que el chupete puede afectar a la lactancia, al desarrollo del habla del pequeño o, incluso, crearle una dependencia máxima. Por eso, es importante tener en cuenta algunas precauciones cuando decidimos que nuestro bebé use el chupete.

Elige el chupete que se corresponda con la edad del bebé FUENTE: chupetitos.com

Elige el chupete que se corresponda con la edad del bebé
FUENTE: chupetitos.com

Conocer las cosas que se hacen mal con los chupetes es un paso importante para nuestro bebé lo utilice bien. Así, en primer lugar, debemos prestar atención al tamaño del chupete y escoger solamente aquel que sea adecuado para su edad. Por eso, hay chupetes de 0 a 6 meses y chupetes de 6 a 36 meses. Procurad, además, que no tenga partes pequeñas que puedan desprenderse y comprometer la seguridad de nuestros hijos. Y no ahorres en chupetes: cambiadlos en cuanto notéis algún signo de deterioro como, por ejemplo. verlo más opaco.

En segundo lugar, no abuséis de colocarlos en el lavaplatos. Todos los chupetes deben ser esterilizados, incluso cuando se los acabes de comprar. Pero lo mejor es hervirlos durante al menos cinco minutos, al menos una vez, pero varias veces al día si tu bebé está malito. Siempre que no se estén usando, colócales el tapón o tapa de seguridad y guárdalos para evitar que se ensucien. Y nunca “limpies” un chupete que se cayó colocándolo en tu boca: tu saliva también tiene gérmenes que pueden perjudicar a tu bebé.

En Chupetitos, todos nuestros chupetes personalizados llevan de regalo una tapa protectora con función esterilizador. Basta colocar esa tapa al chupete y llenarlo de agua hasta cubrir la tetina, introducirlo en el microondas durante 30 segundos a 750 watios y ya tienes tu chupetito esterilizado.

Un chupete puede hacer maravillas para tranquilizar a un bebé, pero no debe ser sustituto de los brazos de mamá y papá. El chupete no debe ser un recurso recurrente para que el bebé no llore: llorar es una manera sana que tiene el bebé de expresar una necesidad. Asegúrate de interpretar esa necesidad antes de bloquearla. Sin embargo, ofrécele el chupete cuando tu pequeño esté cansado, ya que ayudará a conciliar su sueño. Pero procura retirarlo y no volverlo a colocar cuando ya se haya dormido.

El chupete no debe ser sustituto de los brazos de mamá y papá FUENTE: pixabay.com

El chupete no debe ser sustituto de los brazos de mamá y papá
FUENTE: pixabay.com

La necesidad de succión y la necesidad de alimento son dos cosas diferentes. El chupete no debe ser untado con alimentos para tratar de “engañar” al bebé a que pruebe nuevos sabores. Para la alimentación del bebé, la comida debe ser ofrecida con una cuchara. No mojes al chupete en sustancias dulces ni en zumos para tratar de que el bebé lo acepte, ya que el azúcar de estos alimentos favorece la aparición de caries. Tampoco debe ser empleado para distraer al niño que tiene hambre.

Aún con todas estas precauciones, el uso prolongado del chupete está asociado con problemas en la dentición, así como con mayor incidencia de otitis y resfriados. A partir de que tu bebé cumpla un año, procura reducir el tiempo de uso del chupete para que progresivamente lo abandone. A esa altura, ya tendrás otros recursos para tranquilizarle y el bebé se tranquilizará casi enseguida, porque habrás evitado todos los malos usos del chupete y habrás acostumbrado a tu bebé a este accesorio con cautela y de la forma correcta.

Si hay un accesorio por antonomasia que es el compañero preferido e inseparable de muchos bebés durante sus primeros meses y, a veces, años de vida, ese es el chupete. De hecho, separarse de un compañero de batallas tan fiel no es nada sencillo para muchos peques. Entre otras razones, porque el chupete les calma, les proporciona relax y hasta es capaz de hacerle olvidar el malestar cuando parece que ninguna otra cosa puede hacerlo.

Chupetes Personalizados de Chupetitos, básico niño, modelo Glamour FUENTE: chupetitos.com

Chupetes Personalizados de Chupetitos, básico niño, modelo Glamour
FUENTE: chupetitos.com

Os habéis preguntado alguna vez por qué a los bebés les gusta tanto el chupete. Según los especialistas, el chupete les gusta mucho porque el bebé tiene necesidad de succión desde que nace, una necesidad que recibe el nombre de succión no nutritiva (porque no le alimenta). Y ese instinto natural se sacia no solo alimentándose del pecho de mamá o del biberón, sino también con un chupete. En esa succión encuentra consuelo y relax, de tal forma que cuando se acostumbra a ello, no resulta nada fácil conseguir que se olvide del chupete. Por eso, decimos que el chupete evoluciona con el bebé, adaptándose a su crecimiento, lo que significa que hay que ir comprando distintos tipos de chupete para cada edad de os niños.

Elegir un buen chupete para el bebé no es del todo difícil porque el bebé sabe perfectamente cuál es el que le gusta y si no le resulta cómodo, no dudará en desecharlo. Es cuestión de probar un poco al principio y actuar con el método prueba/error, pero para elegir el más adecuado debemos tener claro lo que queremos. El material de la tetina (látex o silicona) será una de las primeras decisiones a tomar. La tetina de látex es más blanda y flexible, lo que hace que se parezca más al pecho materno. Sin embargo, al ser un material natural, puede deformarse con más facilidad, por lo que se recomienda cambiar el chupete cada dos meses como mucho. Por el contrario, la tetina de silicona es más rígida y se desgasta menos, aunque resiste peor los mordiscos del bebé, razón por la que se recomienda antes de que le empiecen a salir los dientes.

Chupete con la Frase "No digo ni pío", disponible en tetina anatómica de látex o silicona FUENTE: chupetitos.com

Chupete con la Frase “No digo ni pío”, disponible en tetina anatómica de látex o silicona
FUENTE: chupetitos.com

Por lo demás, todos los chupetes deben cumplir determinadas características recogidas en la normativa europea, la cual  señala que deben ser de la siguiente forma:

  • La base del chupete debe tener al menos dos orificios de ventilación con un mínimo de 4 milímetros de diámetro.
  • Esa misma base debe tener bordes redondeados o protegidos para evitar cortes.
  • No puede contener piezas que se puedan desmontar. Así se evita que el niño trague sin querer algún elemento.
  • La tetina debe ser de un material flexible y medir como máximo 30 milímetros.

En Chupetitos, todos nuestros chupetes cumplen esa normativa y están pensados para satisfacer las necesidades y etapas de crecimiento de cada bebé. Tenemos chupetes personalizados para bebés de 0 a 6 meses y de 6 a 36 meses; pero también chupetes de diseño de las mejores marcas de puericultura, chupetes con frases, chupetes para ocasiones y celebraciones especiales (Día de la Madre, Día del Padre, etc.), incluso, sujetachupetes y conjuntos personalizados con chupetes. Echa un vistazo y elige el mejor para tu bebé.

Si hay un elemento imprescindible para el bebé, después de su chupete, es el sujetachupetes, como bien os podréis imaginar. Y es que, con el tiempo, cuando nuestro bebé empieza a usar el chupete descubrimos que las probabilidades de que se le caiga al suelo son mucho más que altas y si no tenemos a mano un sujetachupetes no damos a basto a limpiar y esterilizar el chupete o a coger varios de recambio.

Los sujetachupetes de tela reversible son muy prácticos y cómodos para llevar el chupete del bebé FUENTE: chupetitos.com

Los sujetachupetes de tela reversible son muy prácticos y cómodos para llevar el chupete del bebé
FUENTE: chupetitos.com

Para evitar estas situaciones están los sujetachupetes que hacen una función muy práctica y útil de prevención frente a caídas. Es muy importante a la hora de seleccionarlos, tener algunas claves de seguridad presentes, tal y como os hemos comentado en muchas ocasiones, ya que con elemento y accesorios como estos, la seguridad de nuestro bebé es lo primero.

A la hora de elegir bien un sujetachupetes, hemos de tener en cuenta las siguientes cosas:

1.- Ver a qué se sujeta. Es muy útil que se sujete a más cosas, no sólo a la ropa, como por ejemplo, al cochecito de paseo o a la sillita, de forma que nos haga más fácil la vida.

2.- El sistema del sujetachupetes. Cuanto más sencillo sea su uso, mejor. Por ejemplo, el sistema de clip.

3.- La seguridad. Esto es de sentido común. La cinta del chupete no debe suponer ningún peligro para al bebé, por lo que lo mejor es que no tenga esquinas ni puntas y que los bordes redondeados es una buena idea. Además, el sujetachupetes debe cumplir las normas de seguridad europeas EN-12586:2007.

4.- Deben resultar fáciles de limpiar. Por ejemplo, que se limpien fácilmente con un paño o debajo del grifo.

5.- El material de fabricación. Los hay hechos de telas suaves, como es el caso del sujetachupetes Dr.Brown que tenemos a la venta en la web de Chupetitos, en color verde o naranja. Se trata de un sujetachupetes realizado en tela reversible, con terminación en aro de silicona para agarrar el chupete al botón o a la anilla y con una práctica pinza que se sujeta de forma sencilla a la ropa del bebé.

6.- Ver si pueden ser 2 en 1. Si además de hacernos la función de evitar que el chupete vuelva a perderse, nos ayuda a la estimulación del bebé, pues mejor. Os lo comentamos porque hay sujetachupetes que vienen con muchas etiquetas de diferentes colores y texturas para desarrollar el sentido de la vista y del tacto de nuestros pequeños.

Un sujetachupetes personalizado es una gran ventaja porque evita que se pierda el chupete y el propio sujetachupetes FUENTE: chupetitos.com

Un sujetachupetes personalizado es una gran ventaja porque evita que se pierda el chupete y el propio sujetachupetes
FUENTE: chupetitos.com

7.- Ver si se puede personalizar. Esta función es una gran ventaja, porque así no perderás ni el chupete ni el sujetachupetes. Para la guardería es perfecta esta opción porque evita que además se corra el riesgo de compartirlo con otro niño u otra niña. Nuestro modelo sujetachupetes Chupetitos es personalizable y está disponible en colores blanco, rosa, azul y naranja. Está realizado en copolyester y cumple las Normas de Seguridad Europeas EN-12586:2007. Se trata de sujetachupetes libres BPA y resultan ideales para combinar con los pack de chupetes de Chupetitos con anilla.

 Si tenéis en cuenta todas estas cosas, seguro que elegiréis adecuadamente el sujetachupetes de vuestro bebé. Recordad que no son accesorios muy caros y conviene tener uno porque resultan muy prácticos y evitan que el chupete termine siempre en el suelo.

Esta es una de las eternas preguntas que nunca dejaremos de oír. ¿Es bueno usar el chupete? Y ¿hasta cuándo? La pregunta tiene respuestas muy variadas, sobre todo, dependiendo de a quién se la hagamos, pero lo que es bien cierto es que a muchos bebés succionar el chupete les gusta y les sirve para tranquilizarse cuando están irritables y también les calma el dolor (ya que la succión genera endorfinas).

Aunque se ha acusado al chupete de perjudicar a la lactancia materna, no se ha demostrado que influya tanto como se cree ni en el establecimiento ni en la duración de la misma; pero sí que es verdad que debe utilizarse bien. Por otro lado, diversos estudios han demostrado un efecto protector del uso del chupete durante el sueño sobre la muerte súbita del lactante. Así que el chupete, en su justa medida y bien utilizado, es bueno para el bebé.

El chupete le sirve al bebé para tranquilizarse cuando está irritable y para calmarle el dolor FUENTE: pxhere.com

El chupete le sirve al bebé para tranquilizarse cuando está irritable y para calmarle el dolor
FUENTE: pxhere.com

Para usar bien el chupete, básicamente, hay que seguir las siguientes pautas:

  • En niños que se alimentan con lactancia materna, hay que ofrecerles el chupete cuando ésta ya está establecida, a partir del mes de edad normalmente.
  • Cuando esto ocurra, es decir, cuando haya lactancia materna, se les puede ofrecer el pecho “como chupete”, pero es importante saber que, por supuesto, que esto supone una gran dedicación y esfuerzo por parte de la madre, por lo que debe ser una decisión personal.
  • Tanto en niños alimentados con lactancia materna como con leche de fórmula, no hay que ofrecerles el chupete cuando tienen hambre. El chupete no debe servir para retrasar o sustituir una toma. Si tiene hambre dadle la toma (es obvio, pero es necesario tener esto claro).
  • El chupete se puede y se debe utilizar para dormir, por su efecto protector sobre la muerte súbita del lactante. Si bien es cierto, que si el bebé lo usa para quedarse dormido es probable que por la noche lo reclame y tengáis que levantaros varias veces para ponérselo.
  • Algunos bebés pueden preferir chupar sus propios dedos, acto bastante frecuente hacia los 3 meses. Y se debe permitir, es una fase normal de su desarrollo (chupar sus propias manos y dedos cuando se los descubren). No os preocupéis por si esto hará que se chupe el dedo de más mayor, la relación, según pediatras, no está clara.
  • No obliguéis nunca a los bebés a aceptar el chupete si lo rechaza.

Recordad que hay muchos tipos de chupetes y que siempre es imprescindible que cumplan las normas de seguridad (de una pieza o dos inseparables, con escudo grande para que no quepa en la boca, etc.). Pero tened en cuenta que el hecho de que sean de unas formas u otras o de unos materiales u otros, no quiere decir que haya chupetes mejores o peores. El bebé, al final, será el que elegirá. Podéis ir probando hasta ver cuál le gusta a vuestro bebé.

Es bueno tener algún chupete personalizado porque se pierden con facilidad o se intercambian por otros por descuido si el bebé va a la guardería FUENTE: chupetitos.com

Es bueno tener algún chupete personalizado porque se pierden con facilidad o se intercambian por otros por descuido si el bebé va a la guardería
FUENTE: chupetitos.com

Por último, desde Chupetitos os aconsejamos que tengáis varios de reserva e, incluso, algún chupete personalizado porque se pierden con facilidad o se intercambian por otros fácilmente si el bebé va a la guardería. Y, muy importante, cuando se desgasten y estropeen por el uso, la limpieza, etc., los tiréis a la basura antes de que se deterioren mucho más.

A partir de los 12-15 meses de edad id reduciendo el uso del chupete en vuestro bebé, poco a poco, y siempre eligiendo el mejor momento para él, siempre en una situación tranquila y relajada, que no coincida con cambios importantes en su vida o en la  vida de la familia que puedan afectarle.

Los chupetes son muy diferentes en formas, tamaños y colores, pero básicamente podemos decir todos son iguales en cuanto a estructura. Si bien hay chupetes de una pieza o de caucho natural, los más habituales están compuestos por tres elementos básicos: la tetina, el escudo y la anilla, y lo más importante es que estas partes no puedan separarse para evitar accidentes con los bebés.

Los chupetes, normalmente, están compuestos por tres elementos básicos: la tetina, el escudo y la anilla FUENTE: chupetitos.com

Los chupetes, normalmente, están compuestos por tres elementos básicos: la tetina, el escudo y la anilla
FUENTE: chupetitos.com

1) La tetina puede ser de distintas formas. Los fabricantes suelen hacerlas redondas, de gota, anatómicas, ortodónticas, fisiológicas… También hay tetinas de diferentes tamaños: para menores de seis meses o para mayores de hasta 36 meses; y de materiales a elegir como el látex o la silicona.

Las tetinas de látex son muy elásticas y muy resistentes, y se recomiendan especialmente a partir del comienzo de la dentición, debido a la resistencia que presenta frente a posibles mordeduras o constantes incisiones en el chupete. Por su parte, las tetinas de silicona son de color transparente y resisten muy bien a la temperatura, la luz solar y la grasa, pero no resultan tan resistentes como el látex a la dentición. Generalmente, se aconsejan los chupetes de silicona el uso en los recién nacidos y hasta los 4-6 meses, cuando aparecen los primeros dientes.

2) El escudo tiene distintos formatos que pueden ser rectos, cóncavos, convexos, de material rígido, flexible o mixtos, etc. Lo más importante del escudo es que tenga los orificios con una adecuada ventilación para evitar riesgos en el pequeño, facilitar la respiración del bebé y evitar irritaciones por la saliva.

En la mayoría de los países, existen normas de seguridad para la construcción de los chupetes. Éstas estipulan la fuerza de tracción que debe resistir la tetina, el anillo y el largo máximo que deben tener la tetina, como también el tamaño y la ubicación de los orificios de ventilación, las dimensiones del escudo, del obturador y su ubicación.

3) La anilla o el ensanchamiento para extraer el chupete debe ser cómodo para sacarlo de la boca de forma rápida y sencilla. Presenta diferentes formatos según el diseño del chupete. Algunos poseen una anilla y otros sólo un tirador. La función principal es asegurar la salida del chupete extrayéndolo con las manos, en el supuesto caso de que el pequeño introdujera el chupete dentro de su boca. La anilla debe poder realizar movimientos hacia arriba y hacia abajo, no debe ser rígida y será conveniente que se encuentre retraída y apoyada sobre el escudo del chupete durante el uso.

Los chupetes personalizados de Chupetitos cumplen todas las normativas europeas de seguridad y llevan una tapa protectora con función esterilizador FUENTE: chupetitos.com

Los chupetes personalizados de Chupetitos cumplen todas las normativas europeas de seguridad y llevan una tapa protectora con función esterilizador
FUENTE: chupetitos.com

Por último, os diremos que algunos modelos de chupetes vienen con un capuchón o tapa para guardarlos, lo cual es muy útil para llevarlos en el bolso sin que se ensucien. En Chupetitos, este detalle lo tienen bien controlado, ya que tanto los chupetes personalizados que venden de 0 a 6 meses y los chupetes personalizados de 6 a 36 meses, llevan de regalo una tapa protectora que, además, tiene función de esterilizador.

Otro elemento asociado al chupete es el sujetachupetes. Los sujetachupetes son muy variados, en ocasiones muy decorativos y otras, sencillos. Lo importante es que sean seguros para el bebé, que tengan poca longitud para evitar accidentes y que se sujeten de manera que no dañen al pequeño si se queda dormido sobre ellos.