Etiquetado en las publicaciones ‘madre’

Hay veces que los nacimientos se producen de forma inesperada y en lugares inesperados. En un taxi, en un avión, en la sala de espera del hospital… Cuando la fuerza de la naturaleza lanza toda su energía, es imposible pararla, y cuando un bebé elige el momento para ver la luz, tampoco es posible ponerle freno. Lo más singular de la noticia que conocimos hace unos días es que un bebé ha nacido en un supermercado canadiense, mientras su madre hacía la compra. Pero lo más insólito no es el lugar donde nació el pequeño, sino que la madre no sabía que estaba embarazada.

Fotografía de Jen Matchett con el bebé que nació en el supermercado FUENTE: Facebook de Jen Matchett

Fotografía de Jen Matchett con el bebé que nació en el supermercado
FUENTE: Facebook de Jen Matchett

Ashleigh Miller-Cross es una mujer canadiense que, como cualquier ama de casa, decidió salir a hacer la compra a un supermercado cercano para llenar su despensa. Estando en plena tarea le vinieron unos dolores muy fuertes que ella, en ningún momento, identificó como de parto. Y es que la mujer no sabía que estaba embarazada. Algo que parece totalmente increíble, de hecho muchos lo ponen en duda. Ante este desconocimiento suyo, Ashleigh manifesto que hacía sólo 10 meses que había sido madre, por lo tanto le resultaba inconcebible que pudiera volver a ser madre en tan corto espacio de tiempo.

Lo cierto y verdad es que la mujer, al sentir los dolores, entró al baño y descubrió que medio cuerpecito de su bebé ya estaba fuera. Alertados por los gritos acudió el gerente del supermercado y algunos empleados. Aunque pidieron ayuda médica, cuando quisieron llegar, el bebé ya estaba en brazos de su madre.

Su caso, rápidamente saltó a los medios de comunicación de Canadá y familiares de los padres del bebé aprovecharon el momento para pedir ayuda, dado que los progenitores, que no esperaban la llegada del nuevo bebé, no disponen de una situación familiar económica adecuada como para afrontar los gastos que supone cuidar de dos niños pequeños.

La fotógrafa plasmó al bebñe "ingrediente" más de la lista de la compra de la madre FUENTE: Facebook de Jen Matchett

La fotógrafa plasmó al bebñe “ingrediente” más de la lista de la compra de la madre
FUENTE: Facebook de Jen Matchett

Precisamente, la publicación del caso en los medios y la petición de ayuda fue la que hizo que la fotógrafa Jen Matchett  se ofreciera a realizar un book fotográfico al bebé, aprovechando que su nacimiento había sucedido en un lugar tan singular. Las imágenes, subidas al Facebook de la fotógrafa con una gran calidad y un gran toque de humor, pronto se convirtieron en virales y el bebé, que aparece en la mayoría de fotografías dentro de una cesta del supermercado, es incluido como un “ingrediente” más de la lista de la compra de la madre. ;-)

Estamos convencidos de que con los millones de visitas y comentarios que han recibido las fotos del bebé en la página de la fotógrafa, nos imaginamos que habrá ayudado de sobra a sus papás con la economía familiar, y para él y su otro hermano habrá sido todo un alivio el poder hacerlo.

¿Qué os parece la historia? Para nosotros, es una de esas historias sorprendentes que consiguen arrancarnos una sonrisa de los labios por su ternura y que van más allá de cualquier mito sobre el embarazo.

Lo ví el otro día y no me he podido resistir a compartirlo con todas las que sois madres. Se trata del cortometraje “Mother” que me ha hecho reflexionar mucho porque siempre he pensado que ser madre era “precioso”. Y lo es. Sin embargo, la maternidad tiene sombras. Nadie te cuenta los “momentos duros”, las hormonas, el agotamiento, los dolores, pues no queda bien quejarse de algo tan maravilloso como lo es dar vida. Así que descubrir que la maternidad tiene un ‘lado B’ que no conocías suele ser un balde de agua fría que te cae sin esperarlo.

Imagen del cortometraje de animación "Mother" (Madre) FUENTE: mamasandbabys.com

Imagen del cortometraje de animación “Mother” (Madre)
FUENTE: mamasandbabys.com

Ser mujer ha llevado siempre una carga adicional a nuestra existencia. Además de tener que desarrollarnos como seres humanos libres y autónomos, también se nos pide que sigamos perpetuando la especie humana. Sin entrar en valoraciones feministas, no podemos negar que la figura femenina ha estado sobrecargada con una infinidad de tareas que podrían haber sido mucho más equilibradas si todos los miembros de la familia pusieran un mínimo esfuerzo de su parte, mucho más cuando esa mujer tiene que enfrentarse sola a su día a día.

Este es, a grandes rasgos, el tema principal de este hermoso cortometraje de animación que nos muestra a una mujer sola que tiene que batallar todos los días, con la crianza de sus hijos, la de su perro y el cuidado de su casa, con todas las tareas que ella conlleva. Una mujer sola que, en un segundo, puede derrumbarse con un frágil castillo de naipes.

Quizás por ello, y dentro de nuestra labor como cuidadores y educadores, debemos fomentar en nuestros hijos la necesidad de que nos echen una mano. Colaborar en casa, desde bien pequeñitos, puede ser la mejor forma para que la convivencia sea mucho mejor para todos. Además, también debemos ser sinceras con nosotras mismas, y reconocer que hay días que no podemos con todo, pedir ayuda puede ser una idea perfecta para seguir batallando con la mejor de las sonrisas. Porque es cierto que hay días en que se te quema la comida, que hay una pila enorme de ropa por planchar, que se te caen las lágrimas del cansancio, y días en los que estás quemada y la maternidad se te hace una cuesta arriba insufrible.

“Mother” (Madre), ha sido creado por un grupo de estudiantes de cine de Sheridan College de Oakville, Canadá. Ya ha conseguido importantes premios, entre ellos la nominación a los Annie Awards, como mejor película estudiantil. Seguro que, tras verlo, te emocionarás y comprenderás lo importante que es la labor de las madres. Dale al play del vídeo y disfruta de este cortometraje para las madres.

Hay noticias que resultan especialmente curiosas y tristes, ya no sólo por lo que pueden llegar a sorprenderte, sino por dejar esa sensación de sociedad decadente en la que a menudo parece que vivimos. El otro día cuando la leía no me la podía creer. Y es que resulta que en Londres pidieron a una mujer que demostrara su embarazo si quería que se le cediera el asiento en el metro.

En Londres pidieron a una mujer que demostrara su embarazo si quería ocupar un asiento en el metro FUENTE: pixabay.com

En Londres pidieron a una mujer que demostrara su embarazo si quería ocupar un asiento en el metro
FUENTE: pixabay.com

La pérdida de valores, de ética o de sentido solidario, resulta tan evidente en un mundo avanzado como el nuestro, que sólo nos puede empujar a pensar que algo estamos haciendo sencillamente mal, sobre todo, si lo que pretendemos es transmitir valores como la educación y el respeto a nuestros hijos.

Tristemente, me sentí perpleja cuando la leía. Más que considerarlo como un hecho sólo anecdótico y pasajero, me dejó ese raro gusto a evidente pena, porque siempre me han enseñado y siempre he pensado que cederle a una embarazada el asiento en un transporte público, no sólo es una cortesía, sino también una obligación moral, algo que parece que no está del todo entendido en según que lugares que, además, se las dan de países y ciudades modernas y avanzadas.

Los hechos, como digo, se remontan a hace unos días cuando Raayan Zafar, de 32 años, tomó el metro en la estación de Victoria Line en Stockwell, al sur de Londres para hacer su trayecto habitual. Para los que no lo sepáis, resulta que en Londres, las embarazadas llevan una credencial especial en la que se puede leer “Bebé a bordo”, con el fin de tener ciertas preferencias a la hora de viajar más cómodas y más seguras. Se trata de una iniciativa que intenta concienciar a la población de la necesidad de respetar a las embarazadas y cederles, especialmente, el asiento en el metro. Pero, por lo visto, esto no acaba de funcionar ni de calar en ciertas personas.

Raayan Zafar, nada más subir al vagón, apreció que un hombre se levantó para cederle su asiento, al instante, pero viendo que el hombre se levantaba, otra mujer se apresuró en ocupar el asiento que dejaba. Tras ser recriminada, y después de disculparse al no haber visto la credencial de la mujer, se levantó inmediatamente, momento que fue aprovechado por otro pasajero para entrar en la escena y exigirle a la embarazada, a Raayan Zafar, que demostrara que estaba realmente en plena gestación si quería sentarse.

Según las declaraciones realizadas por , en el periódico inglés “Mirror”, se sintió totalmente humillada y llegó a decir que había mostrado la insignia de “bebé a bordo”, pero que entonces de forma grosera e irrespetuosa el pasajero le dijo: “¿Dónde está el bebé?”. Raayan se quedó casi en estado de shock y replicó argumentando: “¿Es esa la manera de tratar a una mujer? ¿Tengo que llevar siempre encima las pruebas de maternidad?”. A lo que el pasajero dijo: “Sí”.

Hay ciudades en los qu la educación y las buenas maneras aún se pierden con las embarazadas FUENTE: flickr.com

Hay ciudades en los qu la educación y las buenas maneras aún se pierden con las embarazadas
FUENTE: flickr.com

Tal como relató la embarazada, lo cierto es que aún se encuentra en las primeras etapas de la gestación pero, ya se le notaba un poco la barriga de embarazada, por lo que si el hombre se hubiera fijado bien le hubiera cedido el asiento inmediatamente. Además, “no llevaría la credencial de bebé a bordo si realmente no estuviera embarazada”, argumentó también Raayan.

Ante hechos como éste, yo muchas veces m pregunto, sinceramente, si estamos perdiendo nuestro sello de la educación y las buenas costumbres con los demás. A mi nunca me ha pasado esto en España cuando estaba embarazada en ningún transporte público, pero cada día me doy cuenta de que casos como este se producen en una continua demostración de egoísmo y falta de respeto a pesar de estar en el siglo XXI. ¿Qué os parece? ¿Os ha pasado esto alguna vez cuando estabais embarazadas?

Nos sentimos mamás desde que sabemos que ellos viven dentro de nosotras y cuando vienen al mundo nos desvivimos por darles lo mejor o lo que realmente se merecen. Pero, para variar, el mundo nos quiere imponer determinados prototipos o modelos de cómo ser una buena mamá  y nosotras  no queremos tener remordimientos si no lo conseguimos.
mamá contenta

Es fácil ser una buena mamá
FUENTE: Semana news

Para que no penséis que sois unas “malas mamás” y os sintáis culpables y tristes, en Chupetitos hemos preparado una lista de esas cosas sobre las que podemos sentirnos mal en alguna ocasión, con el fin de  superarlas y dejarlas atrás y disfrutar a tope de la faceta de ser mamá. Aquí están:
- Si los peques se ponen malitos, os sentís culpables por no haber prevenido la enfermedad a tiempo.
- Si quieren comer y no tenéis preparada la comida a tiempo, sois culpables.
- Si vuestros hijos no quieren dormir solos, sois culpables por no haberles enseñado bien
- Si no pudisteis darle el pecho, también os sentís culpables porque era lo mejor que podíais haber hecho.
- Si trabajáis todo el día y no estáis con vuestros hijos sois unas malas mamás.
- Si no le podéis dar a vuestros hijos todos los regalos que quisierais, os sentís mal.
Lógicamente, la lista podríamos seguir aumentándola, pero tener sentimientos de culpa sólo lograr arruinar tus días y los de tu familia. Seguir dando vueltas a la idea de “pude haber hecho más por mi hijo y no lo hice” sólo consigue hundirte cada día un poco más.
El secreto para dejar a un lado toda esa culpa y disfrutar de nuestra faceta de madre es interiorizar que “somos ante todo seres humanos” y que no existe la madre perfecta. Os lo comentábamos la semana pasada en otro artículo del blog. Si puedes hacer algo más por el bienestar de tu hijo, es decir, si está en tus manos mejorar la situación, entonces hazlo. Si no, no te amargues porque, de verdad, eres una campeona.
mamá preocupada

Cómo ser una buena mamá y no tener remordimientos
FUENTE: El Comercio

¿Tenéis dudas sobre vuestra maternidad? ¿pensáis que estáis haciendo algo mal? Os animamos a confiar más en vosotras mismas y en vuestro instinto materno. Si hay alguien que puede cuidar a sus hijos del mejor modo posible esa eres tú. Si hay alguien que quiere el bienestar de sus hijos ahora y siempre, esa eres tú.
Por  tanto no dejemos que los demás decidan por nosotros, no dejemos que nos etiqueten o nos llamen “malas madres” y “egoístas”.  Si algo sale mal no es bueno pensar que somos las culpables de todo. Si has dado lo mejor de ti, si has dado todo el amor que se merecen tus hijos, si te has esforzado por darles una buena educación y el mejor cuidado, entonces eres una buena madre y no importa nada más.
Hay que quitarse de una vez toda esa carga de nuestras espaldas y disfrutar plenamente de nuestra maternidad. ¿Qué pensáis vosotras?

El nacimiento de un bebé es una de as experiencias más bonitas de la vida. No hay nada comprable a la experiencia de ser madre. Pero, cuando lo eres por primera vez te asaltan dudas e inquietudes y te gustaría que alguien te las resolviera de inmediato. ¿Cuántas veces has pensado eso de “ojalá viniera mi hijo o mi hija con un libro de instrucciones”?

consejos para primerizas

Ser madre por primera vez en la mejor experiencia que existe

Ser madre primeriza te hace afrontar y pasar por situaciones que, sin duda, cuando ya tienes experiencia te resultan mucho más fáciles. Pero enfrentarte a ello por primera vez, a veces, es duro. Porque sabemos que todas sois unas madres estupendas y lo vais a ser siempre, hoy compartimos unos pequeños trucos que os pueden ayudar mucho en el día a día con vuestro bebé. Sobre todo, a las que acabáis de parir.

1.- Cuando empiezas a dar el pecho es común que aparezcan grietas o que el bebe haga daño al morder. Lo mejor es que os compréis unas pezoneras de silicona y una crema para las grietas del pecho.

2.- Cuando el bebé llora puede ser por: hambre, sed, porque tenga el pañal sucio, por frío, por calor, por gases o por sueño. Hasta que coges una rutina, cada vez que llore, comprueba lo que hemos dicho e intenta cogerlo en brazos para intentar calmarlo.

¿Cómo saber si son gases? Muy fácil, debes colocar al bebé apoyado en tu hombro de forma que esté incorporado. En esta postura, si tiene molestias, los gases son menos molestos y más fáciles de expulsar. También son recomendables los masajes circulares en la barriguita.

bebé dormido

Cuando el bebé duerma de día no lo dejes a oscuras

3.- Cuando el bebé duerme durante el día no debemos dejar la habitación a oscuras, ni obsesionarnos con el completo silencio. Debe diferenciar el día de la noche en sus hábitos y rutinas porque esto ayuda mucho a que los intervalos de sueño se prologuen en la noche.

4.- Duerme cuando duerma el bebé, esto es algo que a todas siempre os habrán dicho y que pocas veces se hace, pero ir descansadas os ayuda a sentiros mejor y a estar más tranquilas. Vuestro estado anímico se lo trasladáis al bebé y no tenéis que olvidar que vuestra salud es también su salud. No dudéis en desconectar móviles y telefonillos si estáis muy cansadas y necesitáis dormir.

5.- Da el biberón sin salir de la cama. Si tu bebé toma biberón, deja en la mesita de noche un termo con agua caliente, y el biberón con las cucharaditas de leche en polvo. Solo deberás pasar el agua del termo al biberón y probar que tenga la temperatura correcta una vez que lo hayas agitado.

6.- Los sacos para dormir pueden ser unos grandes aliados durante el invierno. Los peques suelen destaparse por la noche y para evitar me despertarte cada dos por tres sobresaltada para ver si está tapado, compra un saco de dormir.

7.- Para salir de casa en 5 minutos y no olvidar nada siempre revisa que en el bolso del cochecito llevas: cambiador, pañales, toallitas, crema pañal, varios baberos, biberón de agua, biberón para toma de leche, dosis de leche, potito (si toma), chupete y una muda.

pediatria

Recuerda que el pediatra puede ayudarte con tus dudas

8.- Tienes un pediatra que te puede ayudar, este consejo te será muy útil, verás como mucha gente de la que te rodea presume de tener la solución para todos los males del bebé. Recuerda que los pediatras no solo están para visitarlos cuando el bebé está malito, sino para aconsejarte sobre hábitos, conductas y comidas del bebé.

9.- Te digan lo que te digan, tú eres quien decide como quieres criar al bebé, hay parejas que prefieren tener siempre el niño en brazos, durmiendo hasta los 2 ó 3 años en su habitación y otras que optan por todo lo contrario. Al final hay estudios que aconsejan una y otra opción, pero mamá y papá serán quienes decidan cuál de ellas es mejor para ellos y para el bebé.

10.- El último consejo y que seguro que tú también darás a alguien: 
Aprovecha el momento, disfruta del bebé, quiérelo todo lo que puedas. Recuerda que crecen demasiado rápido.