Etiquetado en las publicaciones ‘resfriados’

Ahora que estamos en plena época del cambio de tiempo, y que por las mañanas y por las noches refresca, pero por durante el día aún suele hacer calor en muchos puntos de España, es cuando más cuidado debemos tener con los resfriados de los bebés. Que el bebé coja un resfriado suele ser habitual porque su sistema inmunitario es mucho más débil que el de una persona adulta y se encuentra todavía sin desarrollar.

Si el niño está resfriado ponle un humidificador en a habitación cuando se vaya a dormir FUENTE: pixabay.com

Si el niño está resfriado, ponle un humidificador en a habitación cuando se vaya a dormir
FUENTE: pixabay.com

El otoño y el invierno son las épocas más propensas para coger un resfriado. Y si a esto unimos el hecho de que las fosas nasales del recién nacido son más estrechas y su sistema inmunológico esté aún inmaduro, lo hace un blanco perfecto para los resfriados y los catarros.

Los síntomas que nos anuncian que nuestro bebé puede padecer un resfriado es que si normalmente se muestra activo y juguetón, de repente deje de estarlo; este es uno de los primeros signos de alerta. La presencia de fiebre que dure más de dos o tres días puede ser otro, y ahí ya deberías empezar a sospechar que puede ser algo más que un simple catarro. La mucosidad es otra de la claves que nos anuncian la llegada de un resfriado, y es que podemos notar que nuestro bebé tiene bastantes dificultades a la hora de respirar a causa de los mocos. Éstos, unidos a la fiebre, pueden hacer que nuestro bebé duerma mal por las noches, y por lo tanto que no descanse adecuadamente.

Es normal que como padre o madre te sobresaltes si hay fiebre, pero simplemente se trata de una forma por parte del cuerpo del bebé de advertirnos que algo en su organismo no funciona bien. Por ello, durante los días que le dure el resfriado deberemos controlar su temperatura corporal. Debemos hacernos con un buen termómetro para poder medir la temperatura de su cuerpo y así poder ver si la fiebre remite o si por el contrario aumenta. Es recomendable que lo hagáis dos veces al día y si vuestro bebé tiene menos de tres meses y tiene fiebre es importante que acudáis a su pediatra, para que de esta forma os pueda orientar sobre lo que hacer.

Si tu bebé llora porque no puede respirar  límpiale la nariz con suero fisiológico FUENTE: pixabay.com

Si tu bebé llora porque no puede respirar límpiale la nariz con suero fisiológico
FUENTE: pixabay.com

Una vez que se hayáis detectado los síntomas y, efectivamente, sepáis que vuestro bebé padece un resfriado, debéis intentar que las condiciones en las que se encuentre sean las mejore posibles, y es que si por ejemplo la habitación en la que duerme o está habitualmente es demasiado seca, conviene poner un humidificador, para que de esta forma el ambiente este húmedo y así favorecer a que la fosas nasales de nuestro bebé se abran y pueda respirar mejor.

Otra parte del tratamiento consistirá en mantener las manos de nuestro hijo limpias en todo momento, ya que las manos suelen ser una acumulación principal de gérmenes, por eso debemos cuidar la higiene de esta parte del cuerpo. Otro producto que puede ayudar a que nuestro hijo respire mejor es el suero fisiológico. Es preferible utilizar ese tratamiento que usar gotas y sprays descongestionadores, ya que pueden ser malos para la salud de los bebés.

Con la llegada del otoño, los días se acortan, hace más frío y aparecen los constipados. Eso no impide que salgamos y disfrutemos de nuestro bebé, tan sólo hay que prepararse. Y eso es de lo que os voy a hablar hoy: de lo que necesitáis tener en esta época para seguir disfrutando de los paseos y actividades al aire libre con vuestros peques.

Con la llegada del otoño, conviene estar preparados para los paseos con nuestro bebé FUENTE: pixabay.com

Con la llegada del otoño, conviene estar preparados para los paseos con nuestro bebé
FUENTE: pixabay.com

Ahora que empieza el fresquito y alguna que otra lluvia puntual, es posible que salgas menos de casa con tu bebé, sobre todo si es un recién nacido, para protegerle de las enfermedades. Pero debes saber que eso es un error: está demostrado que, en cualquier época del año, pasear al aire libre ayuda a reforzar las defensas de su organismo. ¿O es que crees que los niños de los países nórdicos no salen nunca a la calle durante los largos meses de invierno?

Pensad que los virus que provocan los resfriados, la gripe y la temida bronquiolitis de los bebés proliferan especialmente en los lugares cerrados y cálidos, mientras que no pueden sobrevivir al aire libre. Por lo tanto, en otoño conviene mantener la rutina de los paseos, pero procurad salir a pasear a las horas centrales del día (de doce de la mañana a cuatro de la tarde), que es cuando hace una mejor temperatura.

También es recomendable prepararse para los cambios bruscos de temperatura tan típicos de esta época del año: sale el sol y empieza a hacer calor, aparece una nube y la temperatura empieza a caer. Para no resfriarse, la mejor forma de evitarlo es vestir a tu peque con varias capas de ropa (pantalón y camisa/blusa, chaqueta, etc.), para que así le puedas ir quitando y poniendo esas piezas de ropa, según cambie el tiempo, sin necesidad de desvestirle completamente. Además, recuerda que el cuello y la nuca son los sitios adecuados para controlar la temperatura de tu bebé, ya que las manos y los pies se enfrían y calientan más fácilmente que el resto del cuerpo.

Junto con la ropa adecuada, cuando salgas de paseo en otoño con tu peque es imprescindible llevar en el cochecito el plástico de lluvia y la sombrilla, por la misma razón: en cualquier momento puede caer un chaparrón o aparecer un rayo de sol que dispare la temperatura. Un buen arrullo para bebés o una mantita de viaje también puede ser muy prácticos, para evitar que se enfríe, por ejemplo, si dais un paseo otoñal por el bosque. Tened en cuenta, especialmente, que si aún no camina, aunque la temperatura sea suave se enfriará más al permanecer quieto en el carrito.

Yo, personalmente, os recomiendo la manta Snoozihedz Dino de Trunki; que es una manta y una almohada para descansar, por lo que si tenéis que viajar además en coche, en tren o en avión, es el kit perfecto. Dentro de la bolsa hay una almohada hinchable y una cómoda almohada de felpa, con un bolsillo para poder meter a tu peluche preferido.

La manta Snoozihedz Dino de Trunki lleva también una almohada para descansar FUENTE: chupetitos.com

La manta Snoozihedz Dino de Trunki lleva también una almohada para descansar
FUENTE: chupetitos.com

La manta está realizada en una felpa suave y dispone de un sistema patentado Grip, que permite unir la manta con la almohada para que no se caiga durante el trayecto y el pequeño no se destape. Sus dimensiones: 70 x 90. Por supuesto, es lavable a máquina.

El frío y el viento tienen otro efecto peligroso: tienden a resecar la piel del bebé, que es más fina y delicada que la de los adultos. Por eso, no olvidéis proteger su piel con una crema hidratante para bebés antes y después de salir a la calle, especialmente la cara y el cuello porque son las partes que quedan expuestas aunque vaya abrigado.

Finalmente, si adentrado el otoño, empezáis a poner la calefacción de casa para que vuestro bebé esté calentito, recordad que debéis mantener una temperatura de alrededor de 20 grados y controlar que la humedad no sea demasiado baja. De lo contrario, se podría, resecar el ambiente y provocar inflamaciones en las vías respiratorias. Por otro lado, como os decía al principio, los ambientes excesivamente cálidos y cargados son un caldo de cultivo perfecto para los virus, de modo que ventila su habitación un rato cada día.

¿Estáis preparados para afrontar el otoño con vuestros bebés?

Con el inicio del curso y la cercanía del mes de octubre, aparecen los primeros resfriados de la temporada en los niños. Los síntomas del resfriado común por lo general comienzan dos o tres días después de la infección, causada por un virus, generalmente, rhinovirus. A menudo incluyen secreción nasal, obstrucción de la respiración nasal, estornudos, dolor de garganta, tos y dolor de cabeza. La fiebre es generalmente leve, aunque puede subir hasta 38,5 grados centígrados en lactantes y en los niños pequeños de 1 a 2 años.

Constiparse es algo normal y más si nuestros peques van a la guardería o al cole. Pero para prevenir las infecciones causadas por el virus del resfriado y sobrellevar mejor los síntomas de la congestión, os recomendamos que empecéis a preparar ya los humidificadores y purificadores de aire. Y si no tenéis, que vayáis pensando en adquirir uno pronto.

Humidificador Humiplus de Miniland

Humidificador Humiplus de Miniland

Humidificador Minidrop de Miniland

Humidificador Minidrop de Miniland

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Chupetitos disponemos de algunos modelos que están pensados, exclusivamente, para la salud y el bienestar de bebés y niños pequeños. Es el caso del humidificador por  ultrasonidos de vapor frío Minidrop de la firma Miniland. Posee una boquilla giratoria  por donde sale el flujo de vapor regulable y tiene una autonomía de hasta 9 horas con flujo máximo. Es ideal para habitaciones de alrededor de 15 m².

También contamos con el humidificador Homiplus, también de Miniland, y ahora rebajado, perfecto para habitaciones más grandes y equipado con selector de humedad relativa y porcentaje de flujo de vapor constante y un higrómetro digital, que permite ajustar la humedad relativa deseada de manera automática,

Los humidificadores se recomiendan frecuentemente para aliviar la congestión nasal de estos resfriados comunes y, en algunos casos, de asma y faringitis o en problemas de las vías respiratorias superiores.

Con un humidificador, además, el riesgo de contraer infecciones respiratorias y alergias disminuye notablemente, siempre que mantengamos la humedad recomendada en aquellos sitios en los que permanezcan los niños. La humedad recomendada para lograr un ambiente agradable debe estar entre un 45 y un 65%.

Purificador Baby Pur de Miniland

Purificador Baby Pur de Miniland

Purificador Nano Babypur de Miniland

Purificador Nano Babypur de Miniland

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por su parte, los purificadores de aire de uso doméstico permiten que niños de todas las edades, incluyendo a los bebés, respiren aire sano y natural dentro de casa sin efectos secundarios de ningún tipo.

En Chupetitos disponemos de dos modelos el Baby Pur y el Nano Baby Pur de Miniland. Los dos aparatos son muy adecuados para reducir el riesgo de padecer enfermedades víricas, al tiempo que disminuyen la congestión nasal e hidratan la garganta.

Funcionamiento purificador Baby Pur de Miniland

Así funciona el purificador Baby Pur

 

¿Os los vais a perder? ¿Vais a dejar de crear una atmósfera agradable para toda la familia, especialmente para el bebé? No os lo recomendamos. Son la mejor inversión que podéis hacer con la llegada del fresquito y recordad que en cuatro días os los entregamos en casa.