Etiquetado en las publicaciones ‘tetina’

Los bebés encuentran en sus chupetes una manera de tranquilizarse, de saciar su ansiedad. Es muy importante que en el momento de elegirlos no pensemos sólo si son bonitos o nos gustan a las madres y padres, sino que tengamos en cuenta, sobre todo, los aspectos de su seguridad, el material en el que están fabricados y su forma. Por eso, hoy os quiero comentar algunas recomendaciones al respecto.

1.- Si el chupete que se elige tiene algunos elementos decorativos o relieves siempre deberán ubicarse en la parte trasera de la cara de succión, quitarle todo tipo de etiquetas y elementos decorativos que sean adhesivos. Hay que procurar que los elementos decorativos de un chupete no se borren con su uso, ni con su esterilización ni que estén tintados con sustancias perjudiciales para el bebé.

Los chupetes de Chupetitos son de una gran calidad y están diseñados para la seguridad del bebé FUENTE: chupetitos.com

Los chupetes de Chupetitos son de una gran calidad y están diseñados para la seguridad del bebé
FUENTE: chupetitos.com

2.- Tampoco debéis elegir los modelos que tengan piezas o partículas sueltas para generar un efecto sonajero, estas partículas pueden llegar a soltarse y el bebé podrá ingerirlas o atragantarse accidentalmente. Los mejores chupetes son los que tienen un diseño totalmente liso, sin puntas, ni salientes, ni bordes cortantes. Tampoco debe tener partes separables. Es fundamental que sean de una sola pieza.

En este sentido, os digo que en Chupetitos tienen una gran variedad de chupetes de primera calidad y con muchos diseños. Los escudos y las anillas están realizados en Tritán (Copolyester) y diseñado específicamente de manera que deja pasar la mayor cantidad de aire posible a la piel del niño, evitando irritaciones por la acumulación de saliva y facilitando el buen uso y la respiración al bebé.

3.- En la parte hueca de la tetina siempre verificar que no existan sustancias gaseosas, líquidas o sólidas. Además, verificar que el disco externo tenga por lo menos dos orificios que servirán para una correcta ventilación. Además, estos agujeros deberán estar simétricos.

4.- Comprad siempre los chupetes en envases cerrados para garantizar las condiciones de limpieza. Su envase tendrá que tener las instrucciones para su limpieza, almacenamiento y correcto uso. Ten en cuenta que un uso inadecuado de los chupetes podrían generar daños en la salud de los bebés. Si además incluyen una tapa protectora o esterilizadora, mucho mejor.

5.- Las instrucciones de uso tendrán que ser bien claras, con letra legible, deberán que estar redactadas en idioma oficial, con frases cortas, de uso cotidiano. Es importante que la marca del producto esté visible, lo mismo que la dirección del distribuidor o fabricante, así si existe un problema será fácil una comunicación.

6.- En el uso cotidiano no deberemos sujetar el chupete con cuerdas ni cintas, el bebé podrá enroscarse y estrangularse con ellas. Antes de cada uso, el chupete deberá estar limpio, se tendrá que inspeccionar con cuidado su estado, especialmente si los pequeños ya tienen dientes que podrían generar un desgaste. Ante la duda o la presencia de los primeros síntomas de deterioro, será necesario desechar el chupete. Los que tienen en Chupetitos, por ejemplo, la incluye.

Asegúrate siempre de que el chupete tiene dos orificios para una correcta ventilación FUENTE: chupetitos.com

Asegúrate siempre de que el chupete tiene dos orificios para una correcta ventilación
FUENTE: chupetitos.com

7.- Los chupetes no tienen que exponerse nunca a fuentes de calor ni a la luz directa del sol, tampoco deberán estar en contacto con desinfectantes o soluciones esterilizantes un tiempo mayor al que aconsejan los fabricantes, ya que estas sustancias podrían dañar la tetina.

8.- Antes de usar el chupete, es conveniente que lo sumerjáis en agua hervida durante unos 5 minutos y que lo dejéis enfriar muy bien. También será necesario limpiar el chupete antes y después de cada uso, y no hacerlo nunca poniéndoselo en la boca de la mamá o del papá, ya que esto no solo no es higiénico, sino que es una manera de pasar las bacterias de los adultos al pequeño.

Después de uno o dos meses como máximo será necesario reemplazar el chupete, así nos estaremos garantizando su seguridad y su higiene. Pero, sobre todo, estaremos garantizando la seguridad y la salud de nuestro bebé. 

Cuando vamos a comprar biberones y tetinas los expertos en la materia resaltan la importancia de elegir los modelos anticólicos, pero puede suceder que no sepamos muy bien qué es un biberón anticólicos y cómo funciona. Hoy quiero contarte para qué sirven estos biberones y por qué son uno de los mejores para alimentar a los bebés.

Cuando por diversos motivos, las madres tenemos que dejar de dar el pecho a nuestro pequeñín, (bien porque sufrimos mastitis, porque se nos irritan los pezones, porque nos salen grietas o porque tenemos que incorporarnos al trabajo), llega el dilema de elegir el biberón con el que alimentar a nuestros hijos. Si a este añadimos que nuestro bebé sufre de cólicos del lactante, los biberones anticólicos son la solución perfecta, ya que los cólicos de los lactantes pueden ser bastantes molestos y dolorosos y producen una contracción muy dolorosa en su abdomen.

Los biberones anticólicos son los que ayudan a que el aire ingrese a medida que el bebé vaya extrayendo la leche FUENTE: flickr.com

Los biberones anticólicos son los que ayudan a que el aire ingrese a medida que el bebé vaya extrayendo la leche
FUENTE: flickr.com

Por esa razón es muy importante elegir el biberón adecuado. Podemos llegar a tener dudas al respecto, ya que actualmente la infinidad de alternativas es casi infinita. Pero, los biberones anticólicos son los que tienen una funcionalidad que ayuda a que el aire ingrese a medida que el bebé vaya extrayendo la leche y ayudan a que se consiga un ritmo adecuado de salida de la leche, sin que el pequeño tenga que esforzarse. Podemos encontrar de diferentes tipos, en algunos casos, este tipo de biberones tienen un segundo orificio en la tetina, que facilitan que el aire ingrese en el biberón pero no en la leche, evitando el problema de la presión negativa.

Pero, por norma general, los biberones anticólicos están dotados de un sistema de ventilación especial. Están formados por una cánula que encaja en el cuello del biberón creando un circuito que provoca que el aire entre hasta el fondo mientras el niño se alimenta. De este modo, se evitan esas burbujas de las que os hablo que tanto perjudican a la barriguita del bebé.

Uno de los biberones anticólicos que más me gusta a mi es el biberón Bebé Due Medic de 330 ml. Su exclusivo sistema de anticólicos que evita que el aire se mezcle con el alimento. Su cánula incorpora un práctico sensor de temperatura, pasando de color morado a rosa si el líquido supera los 37 grados. El flujo continuo de este biberón facilita que el líquido salta al ritmo que el bebé necesita, sin tener que hacer esfuerzos antinaturales y es apto para los pequeños a partir de los 3 meses de vida.

El biberón anticólico de Bebe Due, es uno de el más efectivo a la hora de evitar los tan temidos cólicos del lactante FUENTE: chupetitos.com

El biberón anticólico de Bebe Due, es uno de el más efectivo a la hora de evitar los tan temidos cólicos del lactante
FUENTE: chupetitos.com

No obstante, te diré que, además de poder conseguir biberones anticólicos, también puedes adquirir las tetinas que cumplen esa función. Éstas se diferencian de las tetinas comunes por tener un sistema especial de ventilación que evita que el pequeño trague aire a medida va succionando, reduciendo la aparición de los cólicos y de los gases.

Estas tetinas cuentan con una válvula que está en la base de la tetina y a medida que el bebé las va usando actúan eliminando el vacío y evitando que trague aire. Siempre tendremos que escoger tetinas que sean con forma anatómica, ya que tendrán la forma más parecida al pezón de la madre y eso gustará mucho más a tu peque.

¿Sabes si las tetinas del biberón que usas están demasiado gastadas o rotas? ¿La has revisado bien para ver si debes cambiarlas? ¿Succiona bien tu bebé con ellas? Piensa que las tetinas de los biberones se diseñan imitando la sensación y funcionamiento del pezón materno, por lo que si no están en condiciones, puede dificultar la lactancia. 

Las tetinas se presentan de varias formas y tamaños, así pues, la mejor tetina para un bebé siempre es la que mejor se adapta a sus necesidades en cada momento. Cambiarla cuando ya no sirve es fundamental. Pero, ¿sabes cuándo hacerlo? Voy a intentar explicártelo de la forma más sencilla posible.

Tetina de Flujo Variable Boca Ancha para los biberones estándar de Nûby FUENTE: chupetitos.com

Tetina de Flujo Variable Boca Ancha para los biberones estándar de Nûby
FUENTE: chupetitos.com

Es recomendable que las reemplaces si notas lo siguiente:

  • Cuando la leche materna o la de fórmula sale de un solo chorro. El líquido debe salir a paso moderado del biberón. Si la leche sale demasiado rápido es porque la tetina debe tener el agujero demasiado grande. Es decir, ha cedido y es necesario reemplazarla.
  • Cuando la tetina cambia de color, o se ve nublada o con aspecto blanquecino. Esto puede significar que se está deteriorando y estropeando.
  • Cuando la tetina, a simple vista, se ve desgastada. Es una señal de que está muy usada y ha perdido fuerza. Para comprobar su rigidez, cógela por la punta y dale un tirón fuerte. La tetina debe volver a su forma original. Si no se vuelve a su forma, si no se moldea, debes tirarla y poner otra nueva.
  • Cuando la tetina está pegajosa o hinchada. Esto significa también que se está deteriorando.
  • Cuando tiene rajas o cortes o falta de un pedazo. Mucho cuidado con esta situación porque si algún trozo de la tetina se rompe, puede causar  atragantamiento al bebé. Así que, no te la juegues, y cámbiala también por otra.
  • Cuando veas que se ha quedado demasiado pequeñas para tu hijo o necesite otro tamaño para su edad.

En Chupetitos tienen tetinas para biberón en muchos tamaños,  modelos diferentes y marcas como Nûby, Dr. Brown’s, Bebé Due y Avent. En ellas, los orificios de succión se adaptan perfectamente al alimento y a la velocidad correcta de flujo del alimento se encarga de que los bebés succionen fuertemente, brindando así un apoyo esencial para un desarrollo sano. Están fabricadas en silicona y son perfectas para agua, leche y zumos. Incluso, muchos modelos, están pensados únicamente para cereales, como la tetina Natural Cereales Avent, con ranura con forma de “Y” para comidas más gruesas, apta a partir de los 6 meses y libre de BPA.

Tetina Natural Cereales Avent, con ranura con forma de "Y", para comidas más gruesas FUENTE: chupetitos.com

Tetina Natural Cereales Avent, con ranura con forma de “Y”, para comidas más gruesas
FUENTE: chupetitos.com

Pero, Avent y Nûby también te ofrecen tetinas de flujo variable. Esto significa que la velocidad del flujo varía en función de la posición que adoptes al dar el biberón. Se utilizan igual que las tetinas normales pero antes de ofrecérsela a tu bebé tienes que asegurarte, para evitar que se atragante, que la tetina está en la posición correcta.

¡Ya sabes! Cuando tengas que cambiar la tetina del biberón, tienes muchas las posibilidades a tu alcance para hacerlo. Si se le queda pequeña o se le estropea, no te la juegues. La salud y la alimentación de tu peque depende también de las tetinas.

Limpiar y cuidar los productos de alimentación del bebé, no sólo es algo que hacemos todos los días cada vez que los alimentamos, sino que es algo muy necesario para que accesorios como los biberones y tetinas se mantengan en buen estado y nos duren más tiempo.

Conscientes de esta necesidad y para responder a las muchas preguntas que nos hacéis a través de este blog y de nuestras diferentes redes sociales, sobre las mejores escobillas que limpian, precisamente, los biberones y las tetinas que utilizamos con los bebés, quiero comentaros una en especial. Se trata del cepillo para biberones de Philips AVENT, que aunque parezca similar a muchos otros, os he de decir, sinceramente, que es muy diferente en cuanto a sus prestaciones y su facilidad de limpieza sobre los biberones y las tetinas.

Escobilla para biberones y tetinas de Philips AVENT FUENTE: chupetitos.com

Escobilla para biberones y tetinas de Philips AVENT
FUENTE: chupetitos.com

Este cepillo de AVENT tiene una escobilla curvada de diseño especial con la punta del mango moldeada para limpiar eficazmente todo tipo de biberones, tetinas y utensilios para la alimentación. Las duraderas cerdas, de alta densidad, limpian con seguridad y sin arañar.

Tengo una amiga que lo lleva usando ya más de un año y el otro día me comentaba que está perfecto y que sigue limpiando igual de bien que el primer día. Me decía que sus cerdas son tan resistentes que no han acabado, como otros cepillos, con todas ellas dobladas a los tres o cuatro meses. Además, el cepillo para biberones de Philips AVENT llega a todos los rincones de todos los biberones de cuello ancho, tetinas y productos de alimentación; cosa que no ocurre con muchos otros. Pero es que, además, me comentaba mi amiga que éste no te deja callos en las manos ni se queda nunca sucio el propio cepillo con restos de cereales o de papillas, algo también muy a tener en cuenta porque mantener limpio un cepillo es importantísimo para cuidar la salud de nuestros hijos.

Limpiar bien los biberones del bebé después de cada uso es la única manera de evitar la proliferación de microorganismos FUENTE: flickr.com

Limpiar bien los biberones del bebé después de cada uso es la única manera de evitar la proliferación de microorganismos
FUENTE: flickr.com

Pero es que, por si fuera poco, el cepillo para biberones y tetinas de Philips AVENT se puede colgar para un práctico almacenamiento y secado, se puede limpiar en el lavavajillas sin ningún problema y, además, está confeccionado con materiales libres de BPA. Así que si andáis buscando un accesorio como éste para casa y para los biberones de vuestro bebé, no os lo penséis dos veces. Acertaréis en la elección y tendréis la seguridad y la tranquilidad de que la limpieza es totalmente eficaz. No olvidéis que limpiar bien los biberones del bebé después de cada uso es la única manera de evitar la proliferación de microorganismos en la tetina y en el recipiente de la leche.